abril 12

Mi experiencia como guardaparque voluntario en Perú

19  comments

Este voluntariado fue una experiencia vital, que me transformó profundamente y me convirtió en un adicto a los viajes. Es la historia de un viaje en solitario a una tierra maravillosa para trabajar en un entorno privilegiado. Ésta es mi historia.

Mi historia como voluntario en Perú

Comenzando por el principio.

Todo empezó en 2003 con una charla en la Universidad de Extremadura sobre la creación de la lista de especies protegidas en Perú. Fue una charla interesante y, como todas estas cosas de bichólogos, desembocó en unas cañitas post-charla.

Yo tenía por aquel entonces unos amigos en Lima que me habían hecho desear conocer aquellas tierras como fuera. Y comentándolo con el ponente, entre cerveza y cerveza, me dijo que en Perú existía un programa de voluntariado en todas áreas naturales protegidas. Que si yo quería me avisaría cuando oyese de alguna plaza libre. Yo me pagaría el viaje ida y  vuelta a Lima, pero el desplazamiento al área natural, la comida y el alojamiento corría por cuenta de espacio protegido en cuestión. Así que intercambiamos emails, seguimos charlando y después me olvidé del tema. Pero él no.

templo inca
Ruinas de Sacsayhuamán a las afueras de Cuzco. Las construcciones incas eran impresionantes, no sólo por sus dimensiones sino por la forma en que encajaban piedra sobre piedra sin usar argamasa.

A los pocos meses recibí un correo. Había una plaza en la Reserva Nacional de Lachay como guardaparque voluntario, con una estancia mínima de un mes. Si la quería, era mía. Alucinado, le contesté que sí y me puse manos a la obra. No fue fácil. Tuve que preparar muchas cosas y, sobre todo, convencer a mis padres que con 23 años, y no habiendo salido apenas de España mas que para comer en Elvas (Portugal), era lo suficientemente responsable como para irme 2 meses a otro hemisferio. Pero nunca me he rendido fácilmente jeje

Acordé con mis amigos de Lima que me acogerían unos días allí antes de ir a Lachay, donde tenía planeado quedarme 40 días, y un par de semanas después, durante las cuales quería conocer algo del país. Así que con mis escasos ahorros, muchos ganas y un cague considerable, tomé el avión a Lima.

Sobrevolando los andes
Volar sobre los Andes fue una experiencia sobrecogedora

¡El viaje comienza!

Lima es una ciudad de contrastes. De muchos contrastes. Pasé una semana y pico sobreviviendo al jet-lag, acostumbrándome al clima, al tráfico caótico y a negociar los taxis. Y cuando me sentí preparado, me fui a Lachay.

Me recogieron en el bus y me llevaron a través del árido desierto costero peruano. Pero mi sorpresa fue mayúscula cuando tomamos una camino de tierra y, frente a mí, comienza a aparecer un vergel que no me esperaba: la Reserva Nacional de Lachay.

Una vez superada mi sorpresa me instalé allí. Me enseñaron toda la reserva. Lachay es muy pequeño y, al menos en aquella época, sólo tenía tres rutas principales. Pero presentaba dos áreas bien diferenciadas: una tremendamente húmeda y verde gracias a la influencia de las nieblas, y otra árida y rocosa, llena de cactus, al otro lado de la ladera, a donde no llegaban la neblina oceánica.

Lachay
Los tremendos contraste de Lachay en sus apenas 5000 hectáreas de extensión

Siempre me despertaba de madrugada, con el canto de un sinfín de pájaros. Un buen desayuno para coger fuerzas y a cumplir con las rutinas diarias: limpieza de los edificios, mantenimiento de caminos y estructuras, sacar las vacas que a los pastores se les “escapaban” dentro del parque y dar indicaciones a los turistas. Pero además colaboraba en un trabajo de caracterización de hábitat del canastero de los cactus, un endemismo peruano, en la zona seca llamada Guayabito.

Durante cuarenta días me dediqué a estas labores, además de aprender de la pequeña biblioteca que tenían en la casa de los guardaparques, conocer buena parte de la fauna que pululaba por el parque y disfrutar de la comida y la gente. Y vaya que la disfruté. Una gastritis por culpa del excesivo ají que le echaba a todo fue buena prueba de ello 😛

huaqueros
Destrozos realizados por los saqueadores de tumbas en la huaca o cementerio precolombino que hay en Lachay

Pude disfrutar de la riqueza faunística del parque, así como de curiosa geología, las caprichosas formas de las paredes rocosas y el interesante puquial que aún existía en el parque (una concavidad donde se deposita el agua proveniente de la neblina captada por la vegetación y que sirve de bebedero natural a los animales).

Además pude recorrer un gran enterramiento precolombino, tristemente saqueado por los huaqueros o expoliadores de tumbas, que habían dejado el suelo cubierto de restos de cerámica decorada. Y también visité algunos de los numerosos dibujos y grabados rupestres que esparcidos por el parque. Asimismo elaboré diversos informes, tanto de las actividades semanales como de los resultados del estudio del canastero de los cactus.

pinturas rupestres
Algunas de las pinturas rupestres diseminadas por la reserva, entre las oquedades de las rocas.

El voluntariado se acaba, pero el viaje continúa

El tiempo pasó, y mi estancia tocó a su fin. Con una gran barbacoa de despedida dije adiós a aquel sitio mágico, a aquel oasis en medio del desierto, a toda la maravillosa gente con la que tuve la oportunidad de compartir aquella experiencia, y volví a Lima. Pero no todo va a ser trabajar. Preparé un viaje de varios días a Cuzco, la antigua capital del imperio Inca, para visitar el recinto sagrado del Coricancha, varios templos y ruinas en las cercanías de la ciudad y, por supuesto, la estrella del viaje: Machu Picchu.

Machu Picchu
Un joven «yo» con el Machu Picchu a mi espalda. ¡Cómo pasa el tiempo!

Hay sitios que están tan cargados de historia que parece que una energía especial flota en el ambiente, una especie de magia. Y Machu Picchu es uno de ellos. Podría hablar horas sobre aquello, podría subir cientos de fotos, pero aún así no os podríais hacer una idea de lo que supone estar allí. Es, quizás, el lugar que más me ha impactado de todos cuantos he visitado. Y tengo que volver, ya lo creo. ¡Sobre todo ahora que tengo una cámara de fotos en condiciones! (estas fotos están hechas con una antigua cámara digital de 3 megapíxeles).

Además visité también la Reserva Nacional de Paracas, realizando una pequeña travesía en barca alrededor de las Islas Ballestas, sus explotaciones de guano, sus zarcillos, sus leones marinos, sus pingüinos de Humboldt y el impresionante geoglifo llamado «El Candelabro«, con sus 180m de largo y sus 2500 años de antigüedad.

Candelabro
El intrigante geoglifo del Candelabro visto desde las lanchas

Unas reflexiones

El objetivo del viaje era aquel programa de voluntariado, sí. Pero me aportó muchas, muchas cosas más. No sólo me sirvió para foguearme en el trabajo de campo en Guayabito, o habituarme a distinguir y aprender las especies para luego echar una mano a los turistas a localizarlas. También me permitió conocer a personas maravillosas.

Los peruanos son gente increíblemente amable y me hicieron sentirme en todo momento como en casa. Y su gastronomía es absolutamente deliciosa. Tanto que el ceviche se convirtió en mi plato favorito, el rocoto en la especia más sabrosa, por no hablar de los anticuchos, la chicha morada y el pisco, o incluso la Inca Cola.  Me hizo sumergirme en un pasado misterioso y fascinante como fue el periodo incaico, y soñar con la selva y su infinita fauna. Y lo más importante de todo, me abrió la mente y despertó en mí un hambre insaciable de viajar.

Camino en la Reserva Nacional de Lachay
De todos los maravillosos caminos que recorrí en Lachay el de mi crecimiento personal fue el más importante

Por supuesto que no todos los voluntariados son iguales, ni todas las personas lo viven de la misma forma. Pero es cierto que la posibilidad de viajar a otros países, de conocer otras culturas, otras gentes, abre nuevos horizontes y nos ayuda a desarrollarnos como personas.

Más adelante hablaré sobre mi opinión de los voluntariados, con los que tengo una relación agridulce, ahora que los veo desde un punto de vista profesional. Pero es cierto que son una forma muy interesante de adquirir experiencia y experiencias, de formarte y de desarrollarte, no sólo como biólogo sino como individuo.

Si alguien quiere más información sobre los programas de voluntariado en Perú debo deciros que no sé cómo habrá cambiado la situación desde entonces, ni qué gastos se costearán ahora, pero el programa de voluntariado en las áreas naturales protegidas sigue funcionando.

¿Has formado alguna vez parte de uno de estos programas de voluntariado internacional?¿Cómo fue tu experiencia? ¡Cuéntamelo en los comentarios!

¿Estás cansado de buscar trabajo como hasta ahora sin resultado?

Suscríbete y consigue gratis el PDF "5 Razones por las que Un Blog Aumentará tu Empleabilidad como biólogo" para acercarte al trabajo de tus sueños.


Tags

conservación, internacional, perú, voluntariado, zonas protegidas


You may also like

[Entrevista] Talento Remerckable, con Paz Alvarado

Manejando un blog de biología: las redes sociales

No seas tímid@ y deja un comentario
Mami de Fernan Cancelar la respuesta

Your email address will not be published. Required fields are marked

  1. Hola! Yo estuve de vacaciones en Perú el año pasado y quedé enamorada de este país, de la comida y de su gente, ahora quiero volver pero esta vez a hacer algo, recordaba haber leído este post tuyo antes y ahora lo he vuelto a encontrar y quería saber si conoces a alguien que pueda informarme sobre estos voluntariados o en qué página web puedo mirar si hay opciones para hacer uno.
    Saludos!!

    Reply

  2. Hola!!
    Yo también tuve la suerte de estar de voluntaria en Perú, y aunque en mi caso fueron 6 meses trabajando con una universidad, me dio tiempo a trabajar como guardaparque en el Parque Nacional del Manu y en la Reserva Nacional de Paracas. Desde luego fue una experiencia increíble y enormemente enriquecedora. Perú es un país megadiverso tanto en biodiversidad natural como cultural y como dices Machu Pichu es un lugar impresionante y mágico. ¡¡Yo también espero volver algún día!!

    Reply

    1. ¡Hola Lourdes!

      ¡Qué envidia! ¡El Manu! Me quedé sin tiempo y con muchas ganas de pasarme por allí. En Paracas sí estuve un día. Desde luego que la selva baja peruana debe ser alucinante 😀

      ¡Muchas gracias por compartir tu experiencia!

      Un saludo y a ver si pronto podemos cumplir nuestro sueño de volver para allá 😉

      Reply

    1. ¡Hola Joaquín!

      Para mí fue una experiencia inolvidable e irrepetible. Casi una revolución en mi vida jeje Desde que descubrí la magia de los viajes ya no he podido parar. Y poder trabajar en un sitio como las Lomas de Lachay fue algo increíble. Todos son magníficos recuerdos.

      Mucha suerte en tu búsqueda y si lo logras, aprovecha para aprender todo lo que puedas, hacer el mayor número de contactos y, sobre todo, para disfrutarlo intensamente 😉

      ¡Un saludo y gracias por pasar a comentar!

      Reply

  3. Hola tocayo.

    Acabo de reparar en nuestra página (la de todos los biólogos) de casualidad, pero pienso quedarme.

    Leyendo este post, me he transportado a la mitad de mi carrera, allá por 2012. Yo hice la carrera en Costa Rica y allí, en mi caso, la mayoría de la carrera fue práctica, por lo que 2 o 3 fines de semana al mes íbamos al campo, a investigar, a tomar datos e incluso ¡a hacer exámenes! Muchas de esas giras, nos hospedábamos con los guardaparques, dependiendo del profesor. Esto a hecho que me acuerde mucho de esa preciosa etapa.

    Por cierto, Costa Rica es un país que cualquier biólogo debería visitar.

    Un abrazo

    Reply

    1. ¡Hola tocayo!

      Muchas gracias por tus palabras y por decidirte a pasarte por aquí más a menudo 😉

      Yo recuerdo este viaje y mi breve etapa como guardaparque voluntario con una enorme cariño. Fue una etapa absolutamente fantástica.

      Y tienes toda la razón respecto a Costa Rica. De hecho, es uno de los lugares a los que estoy deseando ir tan pronto pueda 😉

      ¡Un saludo y estamos en contacto!

      Reply

  4. Hola, qué tal?
    He sido seleccionada para el programa de guardaparques voluntarios, para el Santuario Histórico de Machu Picchu y viajo a Cusco la próxima semana. Quería saber cuál es el ambiente en el que te alojaste y qué cosas no debo olvidar llevar para desarrollar el voluntariado. Me han dado muy poca información al respecto, me dijeron que ropa de caminata y si quería una sleeping bag pero no fueron muy específicos. Además, tengo algunas cosas que coordinar con mi universidad por lo que estoy pensando en llevar mi laptop. Te parecería apropiado? Yo sé que tu blog no está pensado como web de consejos pero alguna información más específica sobre tu experiencia me ayudaría mucho.

    Reply

    1. ¡Hola Alejandra!

      Yo me alojé en Lachay con el resto de Guardaparques. Las condiciones eran bastante espartanas pero el ambiente era excelente. Lo del laptop, pues dependerá del sitio. En Lachay, cuando yo estuve, teníamos un par de baterías de coche para proporcionarnos electricidad, y se recargaba con una placa solar. Así que no había ni internet ni mucho tiempo para usar aparatos eléctricos. Pero no sé cómo estará el asunto en MachuPicchu. Quizás sea diferente o quizás no. Yo que tú contactaría con ellos y les plantearía todas tus dudas, porque nadie mejor que ellos te las podrán aclarar.

      Por lo demás, el alojamiento, la comida y la formación que me dieron iba todo a cargo de la Reserva. Yo sólo tuve que llevarme ropa cómoda, buenas botas y mucha ilusión- Pero poco más.

      Disfruta mucho, aprende mucho y haz muchos contactos. Eso es lo más importante. Ya nos contarás, porque estar de Guardaparque en Machu Picchu debe ser una gozada. Es un lugar absolutamente mágico. Estoy deseando volver por allá 😉

      ¡Un saludo!

      Reply

  5. Una hisoria muy interesante, conmueve al leerla por las enseñanzas que deja a los biólogos jóvenes. No hay nada mejor que la relación directa con la naturaleza. Felicitaciones

    Reply

    1. Muchas gracias Amado Lorenzo.

      La verdad que fue una experiencia maravillosa de la que guardo un recuerdo indeleble, como si hubiera sido ayer 🙂

      Muchas gracias por tus felicitaciones y por haberte pasado a comentar en el blog.

      Un cordial saludo,

      Nacho

      Reply

  6. No esperaba menos palabras hacia tu experiencia vivida en Perú, mi país posee una megadiversidad tanto cultural como biológica. Espero puedas regresar a Perú y conocer lugares más recónditos que de verdad te dejarán la boca abierta de lo maravillosos que son. Yo también soy bióloga y he hecho varios voluntariados especialmente en la zona altoandina. Muchas gracias por lo datos que publicas y de verdad empezaré a aplicarlos si realmente a lo que quiero dedicarme es a la investigación, es inspirador. Por favor si necesitas de alguna información, mi disponibilidad está en lo que pueda ayudarte en esta parte del planeta. Muchos éxitos.

    Reply

    1. ¡Muchísimas gracias Shirley!

      La verdad es que mi estancia en tu bello país ha sido una de las mejores experiencias de mi vida. Yo también espero poder estar de vuelta pronto… Y volver a saborear ese delicioso ceviche y tomar un pisco sour 😉

      Me alegro de que el blog te esté resultando útil. Ya sabes que si te interesa algún tema en concreto, no dudes en contármelo por e-mail e intentaré tratarlo en el blog 😉

      Un saludo y gracias por tu comentario y por tu oferta 🙂 ¡Muchos éxitos para ti también!

      Reply

  7. Interesante experiencia la que cuentas. Aquí en Venezuela el país donde vivo solo tener para costearse el pasaje de avión ya es un suplicio, Sin embargo me atrae mucho viajar por el mundo y si se puede hacer con esta hermosa profesión Mejor que mejor.
    En donde se puede uno enterar de los voluntariados para biólogos en las distintas partes del mundo?

    Reply

    1. Pues dependerá mucho del sitio. Lo mejor es apuntarte a alguna página que publique ese tipo de ofertas. Te recomiendo, si no la conoces ya, http://www.bioblogia.net, que publica no solo temas de voluntariado sino también ofertas de empleo en todo el mundo. Y en concreto, hay un interesante post sobre voluntariado en España y alguna cosa en Europa -> http://www.bioblogia.net/2015/04/dondehacervoluntariadoambiental.html

      También puedes encontrar ofertas en Europa por aquí http://www.environmentjob.co.uk/ y páginas similares. Y, sobre todo, una buena forma de enterarse de ese tipo de cosas es con una buena red de contactos 😉

      ¡¡Un saludo y gracias por comentar!!

      Reply

  8. Hummm q bonita e interesante experiencia!! Esta lectura me ha contagiado las ganas de ponerme a viajar ya mismo!!

    Reply

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}

Apúntante a la lista de correo

Y llévate el PDF "5 razones por las que un blog impulsará tu empleabilidad en biología"