mayo 7

El paraíso natural en casa

0  comments

A veces no hay que irse muy lejos para estar en plena naturaleza. Incluso en los ambientes más humanizados, más antrópicos, podemos encontrar una fauna abundante y variada. Ya comenté que en Badajoz, mi ciudad natal, hay una ZEPA que comprende el tramo del río Guadiana a su paso por la ciudad. Y de todo este espacio, quizás el lugar más emblemático sea el Azud.

Los rincones naturales que se esconden al lado de casa

Es en este Azud donde me crié como ornitólogo, birdwatcher o pajarero, como prefiráis llamarlo. Fue allí, con mi guía, donde aprendí todo lo que sé sobre identificación de aves. Hasta que comencé la carrera siempre había pensado que en Badajoz no había nada salvo gorriones. Pero estaba equivocado. Muy equivocado.

Empecé yendo alguna tarde suelta, por que alguien me había comentado que allí se veían pajarillos. Y yo, con mi nueva y flamante guía de aves, me encaminé dispuesto a comprobarlo. La sorpresa fue mayúscula. Cada pajarillo que veía era una especie nueva para mí. Era un disfrute continuo, un descubrimiento tras otro. Lentamente, visita a visita, fui engordando mi particular lista de avistamientos. Una lista virtual, pues nunca he contado ni la cantidad de individuos ni la diversidad de especies del azud. Es esa una cuenta que aún tengo pendiente.

Garcillas en vuelo
Garcillas bueyeras volando hacia los dormideros

Desde entonces siempre intento acudir o bien a primera hora del día o  bien a última de la tarde, cuando los bandos de ardeidas y cormoranes recortados contra las impresionantes puestas de sol de Badajoz generan un espectáculo inolvidable. Además, si puedo trato de ir entre semana, ya que durante el fin de semana, especialmente cuando acompaña el buen tiempo, aquello parece una romería.

Sin embargo, incluso en esos días bulliciosos, con algo de paciencia y buscando los mejores sitios, es posible disfrutar de una buena jornada de birdwatching. El Azud de Badajoz es mi pequeño paraíso, el lugar donde he pasado algunos de mis mejores momentos como biólogo y como amante de las aves.

Garza imperial entre los juncos
Una garza imperial oculta entre los juncos de la orilla del río

Las estrellas del lugar son sin duda los ardeidos. Es imposible dar una vuelta por allí y no ver garzas reales (Ardea cinerea), garcetas (Egretta garzetta) o garcillas bueyeras (Bubulcus ibis). Pero también es fácil encontrarse con los martinetes (Nycticorax nycticorax) o los avetorillos (Ixobrychus minutus). Y ocasionalmente, algún juvenil de garza imperial (Ardea purpurea) en dispersión.

Entre las anátidas abundan los ánades reales (Anas platyrhynchos), aunque ocasionalmente se ve algún friso (Anas strepera) o algún pato cuchara (Anas clypeata). Y recientemente ha aparecido una pareja de cisnes mudos (Cygnus olor) que deben de haberse fugado de algún lado, pues están anillados. También son comunes los rálidos, con las omnipresentes gallinetas (Gallinula chloropus) y la focha común (Fulica atra).

Focha común en el agua
Una focha común nadando tranquilamente

Las gaviotas está bien representadas con dos especies: la reidora (Chroicocephalus ridibundus) y la sombría (Larus fuscus). Además también hay numerosos cormoranes grandes (Phalacrocorax carbo) a lo largo de todo el río.

De entre las rapaces más comunes cabe destacar el cernícalo vulgar (Falco tinnunculus), el ratonero (Buteo buteo) y los milanos real (Milvus milvus) y negro (Milvus migrans). Ocasionalmente he visto águila pescadora (Pandion haliaetus) y según me han comentado ahora vuelve a andar por allí.

Cormorán sobre roca
Un cormorán secándose al sol sobre las tranquilas aguas del Guadiana

En cuanto al resto de aves, aparte de los paseriformes más abundantes se puede encontrar de todo. Las agachadizas comunes (Gallinago gallinago), cigüeñuelas (Himantopus himantopus), charranes (Sterna hirundo) y andarríos chicos (Actitis hypolecos) son habituales de la zona, al igual que las golondrinas común (Hirundo rustica) y daurica (Cecropis daurica), avión común (Delichon ubicum) y zapador (Riparia riparia), los vencejos común (Apus apus) y real (Tachymarptis melba), las grajillas (Corvus monedula), las urracas (Pica pica), las abubillas (Upupa epops),los chotacabras grises (Caprimulgus europaeus) o los abejarucos (Merops apiaster), que tienen una colonia por la zona.

También es posible avistar varias especies de limícolas, como el archibebe común (Tringa totanus) o el andarríos grande (Tringa ochropus). Y la semana pasada vi unos cuantos moritos (Plegadis falcinellus) que no solían ser muy comunes por allí. Incluso se pueden observar algunas especies exóticas escapadas, como el bengalí rojo (Amandava amandava) o el pico de coral (Estrilda astrild), muy abundante a orillas del río.

Martinete en vuelo
Martinete en vuelo al atardecer

Estos quizás sean los habitantes más representativos de la avifauna de mi querido Azud, pero desde luego no son los únicos. También es fácil encontrar excrementos de nutria europea (Lutra lutra) e incluso avistarlas soleándose en las rocas. Y si tienes suerte podrás sorprender a los huidizos meloncillos (Herpestes ichneumon), que a veces comparten la comida (y la basura) con algunos de los gatos que también pululan en las riberas.

Como ves, no es necesario irse muy lejos para estar rodeado de bichos, si uno sabe donde buscar. Todos los biólogos (al menos los de bota) hemos soñado alguna vez que perdernos por la selva amazónica, o explorar las salvajes sabanas del Serengueti. Pero a menudo tenemos pequeños rincones mágicos, auténticos paraísos naturales justo en la puerta de nuestra casa.

Garza en el agua al atardecer
Garza en el azud al atardecer

Un mal que sufrimos los españoles y que nos aqueja desde que dejamos de ser aquel gran imperio donde nunca se ponía el sol es el pensar que todo lo de fuera es mejor. Y a veces, los mejores sitios están a un sólo paso, al alcance de la mano, o de la bici. Y con la ventaja de que nosotros sólo necesitamos un par de prismáticos para poder disfrutarlos.

Y tú, ¿tienes también alguno lugar cercano para bichear? ¿Conoces alguno de estos pequeños tesoros naturales escondidos en medio de tu ciudad? Sabes que me gusta viajar, así que agradezco recomendaciones para bichear en cualquier parte del mundo 😉 Espero leerte en los comentarios o en las redes sociales. ¡Sabes que tu opinión me resulta siempre muy interesante!

¿Estás cansado de buscar trabajo como hasta ahora sin resultado?

Suscríbete y consigue gratis el PDF "5 Razones por las que Un Blog Aumentará tu Empleabilidad como biólogo" para acercarte al trabajo de tus sueños.


Tags

aves, avifauna, azud, Badajoz, birdwatching, Guadiana


You may also like

[Entrevista] Talento Remerckable, con Paz Alvarado

Manejando un blog de biología: las redes sociales

No seas tímid@ y deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}

Apúntante a la lista de correo

Y llévate el PDF "5 razones por las que un blog impulsará tu empleabilidad en biología"