agosto 13

Guía de supervivencia campera: prepara tu botiquín

6  comments

Como ya te comentaba hace poco, cada vez que salgamos al campo hay que ir bien equipados. Y si vamos a ir a alguna zona aislada, vamos a estar lejos de la civilización durante varios días o si la naturaleza de la salida lo aconseja debemos de llevar con nosotros un pequeño botiquín bien surtido.

Pero como yo soy un poco desastre organizándome con estas cosas, hoy voy a contar con la colaboración de mi amiga Marta Granadina para este post invitado.

Este es un post invitado de Marta Granadina (http://cota-k.blogspot.com.es)

Marta
Foto hecha en Paraguay, cedida por la propia Marta 😉

Cuando se sale al campo siempre hay riesgos que, por pequeños que parezcan, pueden estropearnos una buena excursión. Para evitar que las cosas acaben mal o para evitar males mayores, nunca viene mal llevar un pequeño botiquín que apenas ocupe espacio pero que puede ayudarnos en caso de que suframos un pequeño accidente. Si quieres puedes descargar un documento con la lista de las cosas que aconsejo llevar, para poder comprobar que lo llevas todo antes de tu salida al campo. También puedes hacer tu propia lista rápida e imprimirla en http://printablechecklist.org/.

Y si te interesa el tema o sales mucho al campo, no está de más hacer un curso de primeros auxilios o de supervivencia; en Cruz roja y numerosas asociaciones puedes encontrar una amplia oferta. Por otra parte, como soy Socorrista de Cruz Roja, no salgo nunca sin mi mascarilla para hacer RCP, pero esto sólo es útil si tienes los conocimientos necesarios.

Preparando un buen botiquín para tus salidas camperas

1. Pequeñas heridas o arañazos

A veces no son nada pero si se ensucian o no dejan de sangrar pueden infectarse y provocarnos problemas; por esta razón es útil llevar algún Desinfectante como Povidona yodada (Betadine) o Clorhexidina (Cristalmina), así como Esparadrapo y Gasas estériles, o Tiritas (también llamadas “banditas” en Sudamérica). Un poco de alcohol o toallistas con alcohol también sirven para desinfectar las manos o algún útil como una aguja antes de tocar algo.

2. Torceduras o caídas

Uno de los accidentes más habituales en el campo. Una Venda elástica puede minimizar los daños si no podemos ser evacuados, ayudando a inmovilizar la extremidad afectada, normalmente los tobillos. Si llevamos puestas botas, y aún las vamos a necesitar, no hay que quitarlas nunca: se vendará e inmovilizará con la bota puesta (ya que la inflamación puede impedir que nos la volvamos a poner, y además suele ayudar en la inmovilización).

En Madeira, tras una estancia de varios días en un islote desierto buscando colonias de pardela chica (Puffinus lherminieri) me rompí un ligamento del tobillo al pisar mal entre las piedras volcánicas. Aún tenían que venir a por nosotras aunque ya habíamos acabado el trabajo de campo, y no llevaba venda alguna. Un pañuelo de la cabeza sirvió para inmovilizar lo suficiente mi tobillo y poder llevar a cabo las maniobras de evacuación del islote sin mayores daños.

3. Objetos extraños en el ojo

Un golpe de aire, una rama que se rompe, pueden hacer que nos entre algo en los ojos. A veces hay astillas y se nos pueden haber clavado o erosionar nuestra esclerótica. La Lágrima artificial o el suero fisiológico pueden ayudarnos a lavar el ojo, y también puede ser útil para lavar alguna herida sucia antes de aplicar el desinfectante.

Botiquín organizado
Un botiquín completo y bien organizado no tiene por qué ocupar mucho espacio. Éste el es mío 😉

4. Picaduras de garrapatas

Las enfermedades que transmiten las garrapatas aún son muy desconocidas en España, pero no por ello son inexistentes. Las garrapatas normalmente se encuentran en prados donde abunda el ganado, aunque no exclusivamente, y pueden transmitir parásitos (Rikketsia, o Babesia, por ejemplo) o virus, provocando fiebres altas, dolores musculares, cansancio extremo… y los síntomas pueden empezar unas horas después de la picadura y durar varios meses, con gran dificultad por parte de los médicos para diagnosticarlo.

Por otra parte, la picadura se nos puede infectar. Para evitar estas desagradables consecuencias, es muy recomendable llevar unas Pinzas adecuadas para garrapatas (fuertes, con estrías), y aconsejable un eppendorf de seguridad para la posterior identificación de un experto si te da problemas. La manera para sacar garrapatas con el mínimo riesgo para nuestra salud es la siguiente: girar la garrapata hasta que quede panza arriba, agarrarla con las pinzas de manera que no se resbale y tirar en paralelo con tu piel.

Nunca lo hagas de manera perpendicular, porque la cabeza de la garrapata se romperá seguramente y se quedará bajo tu piel, provocándote alguna infección. Tampoco debemos usar los remedios que se suelen comentar (fuego, aceite, vaselina, crema…) pues lo que hacen es que la garrapata vomite todo su contenido estomacal en nuestro torrente sanguíneo y con ello los parásitos que lleva con ella.

Cuando trabajaba en el Bosque Atlántico de Paraguay (BAAPA), tuve varias picaduras de garrapatas. Todas las que me quité yo de esta manera no me dieron problemas, pero una a la que no llegaba y que me quitaron de manera perpendicular a la piel se infectó y estuvo dándome problemas durante dos meses.

5. Los mosquitos

En determinadas épocas del año o lugares, puede haber verdaderas nubes de mosquitos y otros insectos que pueden llegar a ser muy molestos. Mientras trabajaba en la marisma de Doñana, en la berrea del ciervo, comprobé que los mosquitos podían llegar al tamaño de portaaviones, aunque los investigadores que habían estado allí en primavera, con la marisma llena de agua, afirmaban que los mosquitos pequeños eran mucho más voraces.

Igualmente, cuando estuve en la selva paraguaya, aprendí que había muchas cosas ahí fuera que están deseando chuparte la sangre de maneras bastante dolorosas y molestas, no sólo mosquitos, y siempre he llevado, además de un buen repelente de piretrinas, una efectiva Crema de corticoides que alivie los mordiscos de mbariuís, hormigas-avispa, tábanos y moscas parásitas…

6. Cefaleas y dolores

En el campo siempre puede ocurrir que nos dé demasiado el sol, o el cambio de presión de una tormenta próxima nos levante un dolor de cabeza monumental, o que nos demos un buen golpe tras resbalarnos. Si el dolor no cede, un Paracetamol o Ibuprofeno puede evitar que se nos estropee la jornada de campo.

7. Reacciones alérgicas

Sobre todo por los alérgicos, pero también por prevención (siempre hay alguien que no sabe que tiene alguna alergia) llevar un Antihistamínico puede ser buena idea. Tanto si resulta que nos metemos en un bosque donde hay una planta en flor que nos da alergia, como si tocamos una ortiga o nos pica algún insecto al que somos alérgicos, un antihistamínico puede aliviar un síntoma leve o incluso salvarnos la vida.

8. Antiinflamatorios

Mi experiencia en el campo me ha enseñado que nunca está de más llevar Metilprednisolona (Urbason en España). Se trata de un corticoide en pastillas, un antiinflamatorio fuerte de acción rápida. Cuando estábamos en una expedición en el Mar Rojo, mi compañero de buceo fue picado en una inmersión nocturna por un pez León (el segundo pez más venenoso del Mar Rojo, después del pez Piedra). Al salir del agua, la mano entera parecía una morcilla ibérica y le dolía muchísimo.

Gracias a que yo llevaba Urbasón en el botiquín los problemas no fueron a más (esta picadura es muy dolorosa y causa náuseas, fiebre y problemas respiratorios, e incluso vómitos, pero no llegaron a aparecer muy probablemente por la actuación rápida) y pudimos ir más tranquilos hasta el puerto en busca de una farmacia. En Egipto no hay equipos de rescate aéreo… y los equipos acuáticos tardan siglos en llegar hasta donde estés, así que es mejor prevenir.

Otra vez que no fue tan afortunada fue cuando una chica pisó un escorpión con el pie descalzo en plena dehesa. Nadie llevaba nada. En lo que tardamos en llegar al coche, la chica ya había vomitado, se había desmayado, y chillaba del dolor entre tiritones. Desde aquello nunca salgo sin esto, ya que nunca se sabe cuando puede encontrarse uno un animal peligroso. También es aplicable a una alergia grave a una picadura de avispa o abeja, ya que ayuda a ganar tiempo para llegar al hospital en caso de una reacción grave o potencialmente mortal.

Botiquín completo
Aquí puedes ver mi botiquín al completo

9. Agua potable

Nunca está demás llevar algunas Pastillas potabilizadoras de agua, pues si nos quedamos sin agua en medio de la excursión puede ser un problema. Esto podría ser parte del Kit de Supervivencia (del que hablaré en una entrega próxima) pero yo prefiero ponerlo en el botiquín. En Marruecos nos ocurrió que el guía se perdió y nos encontramos bajando de la montaña por un camino mucho más largo. Cuando nos paramos para comer, ya no teníamos agua, pero había un arroyo del que podíamos rellenar las cantimploras, y al no saber qué ocurría aguas arriba (¿y si hubiera un animal muerto?) las utilizamos.

También cuando subí al Mulhacén, en Granada, tuvimos que rellenar las botellas con agua de la laguna, en la que habíamos estado escuchando todas las noches a las cabras montesas bebiendo. En este caso no usamos las pastillas. Una gota de Betadine y un poco de sal hizo que el agua fuera potable, aunque con un sabor bastante desagradable. ¿Por qué no usé las pastillas? Pues porque se sabe a ciencia cierta que en ese tipo de lagunas suele haber una ameba que no muere con ellas, pero sí con el Betadine. Y al ser agua de una laguna glaciar, carecía de sales y era necesario añadírselas para evitar deshidratarnos al beberla.

10. Otras precauciones

Y por supuesto, si vamos a realizar un viaje internacional hay que llevar siempre puestas las vacunas adecuadas. Dependiendo de lo que vamos a hacer y del lugar y el tiempo donde vamos a estar, puede ser interesante añadir algunas que no son obligatorias, como el cólera o la rabia. Otro tipo de complementos no exclusivamente sanitarios, pueden ser de ayuda, como pañuelos o fulares por ejemplo, en caso de tener que inmovilizar o trasladar a alguien en angarillas. Un par de sobres de azúcar, antidiarreicos, apósitos para ampollas… el botiquín adecuado es aquel que nos solucione los problemas que tengamos, así que lo suyo es personalizarlo con nuestras necesidades.


Espero que este post os haya sido útil. ¿Y vosotros, alguna vez habéis tenido que usar un botiquín? ¿Qué habéis echado en falta?

¿Estás cansado de buscar trabajo como hasta ahora sin resultado?

Suscríbete y consigue gratis el PDF "5 Razones por las que Un Blog Aumentará tu Empleabilidad como biólogo" para acercarte al trabajo de tus sueños.


Tags

botiquín, material, primeros auxilios, salidas de campo, supervivencia


You may also like

[Entrevista] Talento Remerckable, con Paz Alvarado

Manejando un blog de biología: las redes sociales

No seas tímid@ y deja un comentario
Marta Granadina Cancelar la respuesta

Your email address will not be published. Required fields are marked

  1. Mmm, de lo mas necesario y a la vez ignorado… Yo suelo llevar poco material, mas ala de gel de betadine, suero y poco mas… Pero es de las cosas de las aue nos acordamos, como de Santa Barbara, cuando truena, y es tarde…
    De todos modos mis hospitalizaciones han sido por motivos inevitables, o a veces quizas higiene…
    Saludos!

    1. Es verdad que luego lo que nos hace falta es justo lo que no hemos llevado. Por eso hay que ser previsores y calcular los riesgos a los que nos podemos enfrentar a la hora de salir al campo. ¿Añadirías a este listado algo que has necesitado y no llevabas?

      Gracias por pasarte por aquí.

      Saludos!

      1. No añadiria nada, porque he sido muy afortunado en el campo, pero dssgraciado posteriormente. Inflamaciones cardiacas , heridas que no supuran …. Con nombre famoso tuve leishmaniasis, pero zoonosis mas discretas y poco conocidas me han mandado a observacion en cardiologia.. Tengo mordiscos de carnivoros desde 15 gramos hasta 2000 kilos, y me siguen acojonando los bichines pekes que son microscopicos, mas cuando dan una guerra brutal para sacarse visados….

  2. me parece muy oportuno tus comentarios acerca del botiquin ,lo voy a tener muy en cuenta , pos te cuento ke soy un biologo ke trabajo en estudios de biodiversidad para centrales hidroelectricas y salgo la mayor parte de mi tiempo al campo , ahora voy a llevar mi botiquin gracias por tus consejos muy atinados

    1. Gracias a ti, Ibrahim, por tu visita. ¡Me alegro mucho de que te haya servido de ayuda!

      La verdad es una pena que estas cosas tan prácticas tengan que aprenderse a base de darse coscorrones en el campo y pasarlo mal algunas veces, pero espero que mi experiencia y las de mis compañeros, que han inspirado el contenido de este botiquín, sirvan para correr menos riesgos mientras disfrutamos de nuestra profesión.

      ¡Un abrazo!

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}

Apúntante a la lista de correo

Y llévate el PDF "5 razones por las que un blog impulsará tu empleabilidad en biología"