agosto 27

Guía de supervivencia campera: prepara tu kit de supervivencia para principiantes

17  comments

Hoy vuelvo a tener de invitada a Marta Granadina. En este segundo post nos terminará de contar algunas normas y trucos de supervivencia y nos va a enseñar cómo preparar nuestro propio kit de supervivencia. Así que, sin más dilación, te dejo con sus interesantes consejos 😉

Este es un post invitado de Marta Granadina (http://cota-k.blogspot.com.es).

Marta Granadina
En la selva Paraguaya hay que ir protegidos de pies a cabeza… ¡y el machete para abrirse paso por los senderos poco transitados era indispensable!

En una entrada anterior os he hablado del pequeño botiquín que nos debe acompañar casi en todas las salidas al campo que hagamos, ya que nunca se sabe cuándo podemos tener un imprevisto. De hecho, este botiquín debería estar incluido en el kit de supervivencia.

La Supervivencia y los kits de este tipo son una disciplina a parte, sobre la que muchos expertos podrán hablaros mejor que yo, largo y tendido. Por ejemplo aquí podéis encontrar una completa guía de supervivencia, teoría y práctica de cómo hacer un kit y cómo sobrevivir en caso necesario.

No salgas al campo sin un buen kit de supervivenciai

Sin embargo, aquí os voy a hablar de un kit de supervivencia básico, para casos en los que nos perdemos y no van a tardar probablemente más de una noche en rescatarnos. En España los sistemas de búsqueda y salvamento funcionan muy bien, los ecosistemas no suelen ser demasiado inhóspitos y se puede sobrevivir sin demasiadas dificultades: nunca está de más instalar alguna aplicación que ayude a los servicios de salvamento a localizarnos, como 112 Accesible (diseñada por extremeños), Alpify u otras. De todas maneras, incluso en España podemos encontrar algunos lugares bastante complicados, ya que un lugar agreste es aquel que se encuentra a más de una hora de un centro hospitalario de primera atención.

Lo que llevemos en este kit dependerá de nuestra excursión, si nos perdemos en las cumbres pirenaicas no será lo mismo que si estamos en medio de Monfragüe. Siempre deberemos revisar el kit antes de cada salida, para comprobar que todo está en perfectas condiciones y que se adapta al tipo de aventura y a los riesgos que vamos a correr. Puedes descargar un documento con la lista que propongo en este post.

Dicho esto, lo que hay que tener en claro son dos cosas:

  • Primero: los kits comerciales solo son una pérdida de dinero (según la mayoría de expertos)
  • Segundo: el kit adecuado será el que llevemos encima y podamos usar.
Kit de supervivencia recogido
Las mejores esencias vienen en frascos pequeños 😉 Un gran kit de supervivencia no tiene por qué ocupar mucho espacio en tu mochila 😛

En un kit de este tipo tiene cabida casi cualquier cosa. Por ejemplo, en Paraguay, en la selva, solía llevar un machete, pero en una dehesa extremeña evidentemente sería una carga inútil. Por otra parte, uno nunca está preparado para perderse o verse obligado a sobrevivir en un lugar aislado. Hay muchísimas películas que reflejan el choque de una situación límite como ésta, en la que se nos va la olla antes de que nos fallen las fuerzas: 127 horas (2010), Into de Wild (2007), Entrelobos (2010) o las extremas Kon Tiki (2012) o Náufrago (2000) son buenos ejemplos.

Tampoco debemos olvidar que este kit complementará todo lo que llevemos en nuestra mochila. No incluiremos objetos de uso frecuente, para evitar olvidar reponerlos o perderlos. Es mejor llevar algunas cosas duplicadas, en la mochila y en el kit, si las vamos a necesitar en nuestro día a día. A veces se recomienda, según el tamaño y la circunstancia, no llevarlo en la mochila, sino en un bolsillo en el cinturón o similar, porque si perdiéramos la mochila nos quedaríamos sin nada.

Además del kit, deberemos llevar en algún lugar impermeabilizado (los expertos recomiendan una funda anti-impacto) papel de seguridad con nuestros datos, contacto de emergencia, alergias, tipo de sangre, fotocopia del DNI o pasaporte, y certificados de vacunación, etc.

1. Embalaje

Debe ser pequeño, pero suficiente como para que nos quepa todo. En internet puedes encontrar ideas: cajas metálicas de tabaco, bolsitos, estuches… Además, lo mejor es llevarlo impermeabilizado. Las bolsitas para congelados con zip es la opción más barata.

2.Botiquín

3. Señalización y orientación

  1. Brújula. Si además contamos con un mapa, mejor. Si no, consulta uno la zona antes de salir para al menos tener una imagen mental de dónde están los pueblos, las carreteras y los puntos de interés, como un arroyo o un embalse. En caso de pérdida y desorientación, sin embargo, es mejor quedarse quieto en el lugar ¡no me canso de decirlo!, a no ser que estemos totalmente seguros de que queremos y necesitamos movernos. Si no tenemos brújula ni mapa, pero sabemos a dónde tenemos que ir, podemos orientarnos de otras maneras: con el sol, las estrellas… si estuviera nublado, hay otros métodos menos fiables, como el musgo, que en el HN crece en la cara norte de las rocas o árboles (puede variar por el microclima), o si como sospecho eres biólogo y atendiste en clase de Botánica, sabrás diferenciar si el tipo de vegetación que te rodea es típico de umbría (cara norte en HN) o de solana (cara sur).
  2. Silbato. Muy útil para señalizar tu posición si escuchas pasar gente cerca pero no te ven, evitando desgañitarte y quedarte afónico. Si eso ocurriera y tuvieras que volver a gritar, puede que no te oigan…
  3. Espejo pequeño. También para señalizar nuestra posición, sobre todo a medios aéreos, en la montaña o en espacios abiertos (en un bosque es menos útil).
  4. Chaleco reflectante, ropa llamativa, banda reflectante de correr… Siempre debemos llevar algo de este tipo para ser localizados en caso de accidente. Los montañistas suelen llevar abrigos o pantalones rojos o naranja fosforescente por esta razón. Sin embargo, los biólogos solemos ir de colores pardos al campo, para evitar ser vistos por los animales que queremos observar. Esto puede ser un grave problema si necesitamos ser localizados y rescatados, pero se puede solucionar en parte llevando guardada una prenda de color chillón para ponernos en caso de emergencia. Es un riesgo, porque si estamos solos y nos quedamos inconscientes por una caída, no vamos a poder usarla. Todo dependerá del tipo de excursión que hagamos.

4. Mantener el calor y la nutrición

Cuando nos hemos perdido, tanto si hemos estado intentando encontrar civilización como si nos hemos quedado en el lugar del accidente, necesitaremos comer y mantener el calor en caso de que caiga la noche. Los frutos secos son mejores que las barritas (ya que estas te deshidratan rápidamente) pero hay algunas otras cosas que podemos llevar para complementarlo.

  1. Cerillas / chisquero. Hay cerillas de varios tipos: impermeables, largas, de tormenta… mejor llevarlas también dentro de una bolsa impermeable. Un chisquero tiene la ventaja de que tiene mucho más tiempo de uso, sin embargo, las cerillas solo tienen un encendido. El fuego nos servirá para calentarnos, calentar nuestra comida o bebida, señalizar nuestra posición, obtener luz… El fuego es un básico. Pero siempre debemos encenderlo con las máximas precauciones: a poder ser sobre roca, o en una zona de hierba húmeda. No hay que olvidar que en verano el fuego está prohibido en las zonas de riesgo, pero por otra parte en verano no es tan vital a no ser que estemos en plena montaña y las temperaturas bajen mucho.
  2. Algodón. Si no tienes pasto seco o yesca disponible para comenzar tu hoguera, es un buen comienzo para tu fuego, junto con algunos palitos finos.
  3. Velas o Linterna dínamo de repuesto. Para iluminarnos cuando cae la noche. Las linternas a veces tienen un modo SOS para poder señalizar nuestra posición.
  4. Comida liofilizada / papilla con cacao. La comida liofilizada es bastante cara y difícil de encontrar. Sin embargo, la papilla de cereales de bebé con algo de cacao y azúcar añadido puede servir igual, aunque no tenga tanto glamour. Colocaremos el equivalente a dos o tres raciones en una bolsita con zip, y al menos nos llenará el estómago con algo caliente. También llevar bolsitas de té o café soluble y sobres de azúcar son una opción razonable, para calentar el cuerpo cuando las temperaturas bajen.
  5. Vaso de aluminio plegable. Básico para poder prepararnos la comida, o el té. Y por supuesto, para poder realizar una trampa de lluvia o de condensación. Otra opción más técnica es una cantimplora con el culo de cazo metálico y funda que cubra ambos (lleva un bolsillo para meter pastillas potabilizadoras), con hornillo militar de circunstancias + pastilla crack fuego (aunque parezca mentira, todo esto ocupa lo que la cantimplora). Recordatorio: ¡nunca salir sin agua!
  6. Manta Térmica. Plateada por un lado, dorada por el otro, nos sirve para realizar aislamiento térmico, ya sea del calor o del frío. Para ello hay que recordar que el lado plateado es el importante, y reflejará todo el calor. Si queremos abrigarnos con ella, no hay más que poner ese lado hacia nosotros, y si es al revés, necesitamos escondernos del implacable sol de agosto, pondremos el lado plateado hacia fuera. Son baratas, ocupan poco y y son fáciles de encontrar, por ejemplo en Sprinter.
  7. Trozo de hule o plástico. En cualquier bazar chino o ferretería podemos comprar un trozo de hule barato. Las medidas ideales son 2x2m, pero dependiendo del peso y de lo que ocupe puede ser incómodo. Yo habitualmente llevo uno de 1,2x2m, ya que para una persona es suficiente. Y tiene multitud de usos: trampa de condensación, junto con un hoyo, un vaso y varias piedras, refugio o tienda de campaña para pasar la noche, junto con las cuerdas o cordeles, o para sentarse en la hierba húmeda sin calarse. Y todo lo que se te ocurra. Para mí es indispensable. También sirve cualquier trozo de plástico o una bolsa grande y resistente, pero creo que la mejor opción es el hule.
  8. Gorro de lana. Ya sea verano o invierno, al perder temperatura corporal hace que quemes mucha energía.

5. Reparar materiales, fabricar trampas

  1. Cuerda o cordel. Podemos llevar una pulsera de paracord por ejemplo, que es resistente y ligera. Para fabricar el refugio con algunos palos y el hule, para colgar la comida fuera del alcance de las hormigas, para entablillar o inmovilizar una extremidad herida… la imaginación y la improvisación son las mejores aliadas. Para trampas, 1,5m.
  2. Aguja e hilo resistente. Antes de llevaros el hilo del costurero de vuestra madre, comprobad que no se rompe fácilmente al tirar (hilo de hilvanar). Un par de agujas fuertes o tres (porque suelen perderse) y un buen hilo os pueden servir para reparar vuestra mochila, la ropa o el calzado, en caso necesario. Y la aguja, junto con alcohol, pueden serviros para sacar espinas o astillas que se os hayan clavado en la piel.
  3. Bridas de electricista, imperdibles. Otro básico que nunca falta en mi kit, de diferentes tamaños. También para reparar o sujetar materiales.
Kit de supervivencia en detalle
Todos y cada unos de los elementos del kit por separado

6. Otros

  1. . Una en nuestro bolsillo y otra en el kit. Ya sea multiusos o simple, por si perdemos la habitual o se nos rompe. Lo suyo es que sea resistente, buena y que esté siempre bien afilada.
  2. Bolsa zip con otras dos o tres dentro de diferentes tamaños.
  3. Toallitas con alcohol. Para desinfectar útiles, o las manos antes de tocarnos una herida. También sirve para empezar rápidamente una hoguera.
  4. Pastilla de jabón. No por estar perdidos vamos a tener que oler mal o comer con las manos llenas de barro, jeje. Nunca se sabe cuándo lo vas a necesitar.
  5. Un par de guantes de nitrilo. Además de su uso lógico, también sirven para recoger agua en caso necesario, impermeabilizar algún material pequeño…
  6. Cinta aislante o de seguridad.
  7. Un preservativo. Antes de que pongáis caras raras, os diré que tiene muchos más usos además del habitual. Dentro cabe una mochila pequeña, o parte de nuestra ropa, si necesitamos protegerlas de la lluvia o vamos a cruzar un río…
  8. Una libreta y un lápiz. Pequeños, pueden servir para dejar una nota en el lugar del accidente indicando hacia dónde te has movido, para hacer un mapa rápido de lo que ves… Existen libretas y bolígrafos resistentes al agua, también bastante recomendables.

En fin, como todo, esto es variable según el lugar al que vayamos. Yo habitualmente complemento mi equipo con unas botas altas de media caña o unas polainas que me protejan de picaduras de víboras, una prenda de abrigo por si cambia el tiempo de repente, sombrero y el resto de cosas que el Bichólogo nos aconsejaba llevar.


Y hasta aquí el post de Marta. Ahora te toca a ti. ¿Te has perdido alguna vez? ¿Qué objeto no puedes dejar de llevar en tus salidas camperas? Te espero en los comentarios 😉

¿Estás cansado de buscar trabajo como hasta ahora sin resultado?

Suscríbete y consigue gratis el PDF "5 Razones por las que Un Blog Aumentará tu Empleabilidad como biólogo" para acercarte al trabajo de tus sueños.


Tags

material, salidas de campo, supervivencia


You may also like

[Entrevista] Talento Remerckable, con Paz Alvarado

Manejando un blog de biología: las redes sociales

No seas tímid@ y deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked

  1. Buen post!

    Yo añadiría un filtro o pajita potabilizadora de agua de supervivencia. Este pequeño elemento nos habilita poder beber agua de ríos, manantiales, lagos etc.

    El agua es un elemento primordial en la supervivencia y bushcraft, e incluso si estamos en un sitio con agua, si esta no es potable y bebemos de ella, lo que conseguiremos será como mínimo diarrea y vómitos, lo cual aceleraría aún más la deshidratación.

    1. Sï, PsiRock, especialmente si vas a estar muy aisaldo o puedes estar mucho tiempo fuera. El disponer de agua es vital para la supervivencia y para ahorrarte más de un susto y más de alguna enfermedad, como comentas.

      ¡Un saludo y muchas gracias por comentar!

  2. Siempre llevo un cuchillo de cuello robusto y con buen filo,no sustituye al cuchillo de campamento,pero es una excelente opción,en la misma cuerda llevo un silbato una linterna pequeña y un ferrocerio. El resto del kit va en un bolsillo pequeño; y una salida que tuve me desoriente quedé sin la mochila principal y tuve que pasar la noche,pude hacer fuego,tomar café y galletas y hacer un refugio relativamente cómodo,tan solo con lo que llevaba en el kit

    1. ¡Fantástico ejemplo, Martín! Ya veo que estás hecho todo un aventurero jeje Muchas gracias por compartir tu experiencia y enriquecer el post 😉

      ¡Un saludo!

    1. Absolutamente de acuerdo contigo. La portabilidad es esencial y cuando uno hace salidas al campo, cuanto más ligero, mejor 😉

      Un saludo y gracias por la aportación 😉

  3. Apropiado algunos elemento, la experiencia no se improvisa.!
    Gracias y Te deseo Exito!

  4. Las toallitas de alcohol o toallitas higiénicas mejor evitarlas y sustituirlas por un pequeño frasco con pulverizados, como los de perfumero. No ocupará más que un mechero y evitaremos generar más residuos que, en el caso de las toallitas, tardan mucho en degradarse.
    Lo mismo con el preservativo, yo lo he usado para proteger el móvil y no es muy recomendable. Dura 5 minutos antes de secarse y romperse. Será que cada vez hacen móviles más grandes 😛

  5. Tengo que hacer público mi agradecimiento a dos personas que me han enseñado lo que sé de este tema y me han ayudado con sus opiniones y sugerencias, tanto en la redacción de este post como en la vida real. Esos son Nando Gómez, rastreador profesional de SERAFO, un fuera de serie y buen amigo, y José Méndez, scout, biólogo paraguayo y compañero de expediciones selváticas. Gracias a los dos, y desde aquí un fuerte abrazo.

  6. Muy interesante, me apunto varias cosillas para el futuro 🙂
    Yo no me he perdido pero una niebla si me hizo desorientarme y tuve que esperar varias horas… La comida y una segunda capa de ropa interior de lana hicieron el resto…
    Para la señalizacion yo llevo una capa antilluvia de corredores y ciclistas. No abulta nada, es amarilla, y encima te protege de la lluvia o al menoa da mas proteccion, aunque no son baratas, valen lo que cuestan!
    Por comentar un poco, yo llevaria una cuerda mas larga, en Musandam mis 3 cuerdas de 5 metros salvaron una vida…

    Y bueno, para cuando el post sobre que comida llevar al campo? Para mi el fuet, por su ergonomia a la hora de entrar en la mochila y su sabor siempre ha sido un objeto presente en mis eacapadas camperas xD. Lo metes en la mochila sin que abulte (1 o 3 jeje ) antes de meter las demas cosas, pegados a la zona de la espalda y no ocupan eapacio apenas, y luego es solo cuestion de meterle navaja jijiji
    Saludos

    1. Hola, Lemmus!

      Uf, ropa interior de lana… yo personalmente detesto la lana, pica mucho y abulta más!! Prefiero usar ropa térmica!! Pero para gustos, los colores, si a ti te va bien, adelante!

      Una antilluvia es una cosa muy práctica, aunque la verdad sí que son caras. Como ya he comentado, dependerá del uso, las veces y el lugar donde vayas a usarla. Y la cuerda igual, siempre es mejor llevar varias y de varios largos, la verdad es que nunca sobran.

      Y me confieso fan total del fuet! En eso llevas toda la razón! 😀

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}

Apúntante a la lista de correo

Y llévate el PDF "5 razones por las que un blog impulsará tu empleabilidad en biología"