febrero 11

Marcaje e identificación de fauna: ¿quién es quién?

16  comments

Trabajar con fauna silvestre es una de las grandes pasiones de muchos bichólogos. Y también les provoca innumerables dolores de cabeza. Identificar a un animal en concreto puede resultar una tarea compleja, especialmente según la especie. La mera identificación visual es imposible en un gran número de especies. Así que es necesario emplear diversas metodologías de marcaje.

Ésta es la base de numerosos estudios y proyectos de conservación que requieren la identificación y seguimiento de individuos concretos. Por ello es importante conocer distintas metodologías de marcado y saber cómo aplicarlas en tus estudios o tus trabajos.

Marcaje e identificación de fauna: ¿quién es quién?

Un contacto cercano con la fauna

La naturaleza del trabajo del biólogo implica una cercanía con los animales que se estudia. Y aunque a todos nos guste tener tan a mano a los animales, no se trata de un juego. El trabajar con fauna silvestre implica una gran responsabilidad que todo biólogo ha de saber asumir. 

Los animales sufren, se asustan, se estresan y no pueden racionalizar una situación como tú y como yo. Si los niveles de estrés son suficientemente altos (lo cual es asombrosamente fácil en algunas especies) el animal puede llegar a sufrir un infarto. Por eso es importante que nuestra interferencia ejerza el menor efecto posible en los animales.

Todos lo métodos de lo que te voy a hablar tienen algo en común: limitar al máximo la interacción con el animal, de modo que se reduce al mínimo el estrés y el contacto con los individuos. Y siempre, y con ello me refiero a SIEMPRE, primará el bienestar del animal.

Dada la inmensa cantidad de especies animales, cada una con sus propias características, es imposible hacer una análisis exhaustivo de todas las técnicas de marcaje. Por ello sólo te voy a hablar en líneas generales y de aquellas más comúnmente usadas en nuestra profesión.

La captura

El primer paso para poder marcar a un individuo es, obviamente, capturarlo 😛 Existen muchísimas técnicas de trampeo, cada una adecuada para un determinado grupo de especies. Como tampoco es el objetivo de este post, sólo te voy a enumerar algunas para que te hagas una idea de la amplitud de este campo

  • Redes japonesas o de neblina, cañones lanza redes o trampas de redes: para la captura de aves y murciélagos, principalmente.
  • Redes y sacaderas: anfibios y peces.
  • Pesca eléctrica: para la captura de peces (normalmente se utiliza para hacer traslados de ictiofauna).
  • Nasas: para la captura de peces, algunos animales marinos o mamíferos de hábitats acuáticos.
  • Trampas sherman: para la captura de micromamíferos.
  • Trampas olorosas para la captura de insectos.
  • Cepos y lazos específicos para la captura de mamíferos vivos.
  • Empleo de dardos tranquilizantes para anestesiar a animales grandes y agresivos, como ocurre con numerosas especies de grandes mamíferos.
  • Fototrampeo: para la obtención de imágenes que permiten la identificación individual de los animales.
  • Y muchos, muchos más…

Todos estos métodos deben emplearse con responsabilidad, ateniéndose a la legislación de cada país y con todos los permisos en regla. Hay que emplear siempre técnicas estandarizadas, que permitan la captura del animal sin que sufra perjuicio grave alguno.

La captura en sí misma siempre resulta estresante para el animal, pero tenemos la obligación de minimizar este estrés al máximo, siempre salvaguardando la salud del individuo. Da igual lo importante que sean para nosotros los datos, siempre tiene que prevalecer la supervivencia y el bienestar del animal. Siempre. Y no me cansaré de repetirlo 😉

Técnicas de marcaje e identificación

Una vez capturado el animal es necesario marcarlo de tal manera que podamos volver a identificar al animal bien por la observación directa por medio de binoculares o material óptico adecuado, gracias a la tecnología (como en el caso del radioseguimiento) o en sucesivas recapturas.

1. Identificación visual

Todos los individuos de una misma especie difieren entre sí en mayor o menor medida. Pero estas diferencias no siempre son obvias para nosotros. Sin embargo, algunas especies presentan patrones de coloración o una determinada morfología de alguna parte de su anatomía que permiten identificarlos de forma visual.

Se ha usado el fototrampeo para el reconocimiento individual de jaguares, tigres y otros grandes felinos en los que la disposición de las manchas es única para cada individuo.

También se ha empleado la fotografía con otras especies, como la cebra, que presenta unos patrones de rayado únicos para cada ejemplar, o algunas especies de ballenas, donde la forma de la aleta caudal ha resultado ser muy útil para identificar individualmente a cada animal.

Cebras bebiendo
Aunque los individuos de algunas especies nos parecen todos iguales, una detenida observación de los patrones de coloración puede ayudarnos a identificar a cada uno de ellos de forma inequívoca

2. Marcas externas

Probablemente sea uno de los medios más ampliamente utilizados en biología, ya que suele ser económico, fácil y poco intrusivo. Quizás el ejemplo más representativo y conocido sean las anillas que se emplean con las aves. Ya te he contado en qué consiste el anillamiento científico y cómo es la labor de un anillador de aves, así que no me extenderé mucho.

Se emplean anillas metálicas numeradas que generalmente se colocan en los tarsos de las aves y que permanecen durante toda la vida, de modo que si se recaptura el animal, podemos saber cuándo y dónde se anilló. También se pueden emplear distintas anillas de colores (metálicas o de PVC) formando patrones de colores que te permitan identificar al animal mediante el uso de unos sencillos prismáticos.

Dentro del grupo de las aves, especialmente con las grandes rapaces, se emplean también las marcas alares, que suelen ser piezas de plástico ligeras y coloreadas que se colocan en el patagio del ala y permiten la identificación de los individuos con material óptico adecuado. Tanto estas marcas alares como las anillas de PVC de colores se suelen emplear a nivel local para proyectos concretos, ya que no existe una coordinación internacional de estas marcas coloreadas.

En el caso de las anillas metálicas sí que existen determinados organismos internacionales que coordinan y articulan toda la información sobre  el marcaje  y la recaptura de individuos anillados, lo que permite extraer una enorme cantidad de información en el caso de las aves migradoras.

Por otra parte, existen ejemplos mucho más cercanos y muy presentes en zonas rurales, como los crotales para el ganado. Estas piezas de plástico numeradas sirven para identificar a cada una de las reses y se pueden usar también fácilmente con ungulados silvestres.

Este tipo de marcaje puede ser aplicado a numerosas especies y grupos animales, siempre evitando que las marcas sean demasiado grandes o pesadas como para afectar a la supervivencia y/o la reproducción de los individuos.

3. Marcaje de estructuras

A veces, dada la morfología o el tamaño de los individuos, no es sencillo emplear marcas externas. En esos momentos es necesario aguzar el ingenio y alterar algunas de las estructuras que produce el individuo. Esto incluye plumas, conchas, élitros, uñas…

En el caso del marcaje de pollos de aves, cuando aún son demasiado pequeños para anillarlos dado el pequeño tamaño del tarso, se suele cortar la punta de alguna uña o de una combinación de ellas. Se usa mucho en estudios que emplean el cross-fostering, o lo que es lo mismo, intercambiar pollos de distintas nidadas para evaluar el componente genético y el ambiental de determinados rasgos. En este caso, según en qué dedo o dedos de la pata derecha o izquierda se ha cortado la uña, podemos distinguir a esos pollos de sus hermanos o hermanastros, hasta el momento en el que son suficientemente grandes como para ser anillados.

También se pueden decolorar determinadas áreas del plumaje o el pelaje de los animales para identificar aquellos individuos que estamos estudiando. De igual manera, se puede colorear determinadas áreas para facilitar su identificación mediante observación directa.

Cualquier estructura resistente puede usarse para realizar un marcaje indoloro: esto incluye cuernos, astas, caparazones, exoesqueletos, piel, plumas, pelo y se pueden usar colorantes, raspado, corte, eliminación, incisiones… Hasta donde la imaginación nos de.

Estos métodos tienen la desventaja de que en la mayoría de los casos son temporales, ya que estas estructuras suelen renovarse, por lo que la marca va desapareciendo con el tiempo. Pero además existen otros métodos más intrusivos y permanentes, como puede ser la amputación de falanges o dedos en vertebrados de pequeño tamaño, como micromamíferos, anfibios o reptiles.

Finalmente, existe lo que se llama el bait-marking. Esta metodología consiste en colocar cebos para una especie determinada que incluyen pequeñas piezas plásticas coloreadas inocuas pero indigeribles. De este modo, el animal ingiere el cebo  y en sus excrementos aparecerán estas piezas coloreadas.  Aunque no sirve para identificar al animal con seguridad (ya que no se puede asegurar que sólo un individuo de ellos ingiera el cebo marcado),  sí que tiene numerosas aplicaciones en múltiples estudios relacionados con la delimitación de territorios y áreas de campeo de individuos o grupos familiares.

4. Marcaje tecnológico

Las nuevas tecnologías se van implantado a un ritmo cada vez más rápido: emisores UHF, VHF, GPS, microchips… Gracias a ellos podemos no sólo identificar a un individuo, sino que podemos llegar a hacer un seguimiento de todos sus desplazamientos con una precisión de pocos metros y recibir esos datos prácticamente en tiempo real. Flipante 😉

Si hablamos del microchipado (no sé si existe esa palabra :P) enseguida nos viene a la cabeza el marcaje con microchip que se hace con los perros. El chip se coloca de forma subcutánea y en él se almacena la información del dueño y del animal en sí. Esta información se recupera simplemente pasando un receptor por encima del animal. Pues la misma metodología se aplica para poblaciones silvestres 😉 Ésta metodología se ha usado con éxito en muchas especies, como por el ejemplo en las capturas de desmán ibérico.

Respecto a los emisores UHV y VHF se trata de emisores de radio que lanzan una señal que puede ser recibida por su respectivo receptor y, mediante triangulación, se puede localizar con gran precisión la posición del individuo. Sin ir más lejos, es la misma tecnología que empleamos en el radioseguimiento de mirlo acuático del que ya te he hablado 😉

Por último, los emisores GPS son los dispositivos que más información nos dan (pero también son los más caros :P). Estos receptores pueden estar emitiendo a intervalos fijos de forma constante y ser recibidos en tiempo real o bien van almacenando la información y se descargan los datos en un receptor cada cierto tiempo. Podemos obtener datos muy precisos de los desplazamientos, velocidades y periodos de actividad de cada uno de los animales estudiados.

Uno de los factores limitantes de estos emisores y microchips es el tamaño y el peso, si bien la miniaturización de los componentes ya permite que existan emisores para animales tan pequeños y ligeros como las libélulas. Pero como imaginarás, el tamaño también va reñido con la potencia y el alcance de la emisión, así como con la duración de la batería. Por lo que marcar animales tan pequeños puede convertirse en todo un reto 😉

Y hasta aquí esta muy breve introducción a los distintos tipos de marcajes en animales. Ésto es sólo una pequeña muestra de la enorme variedad de técnica en este campo, tan amplio como interesante. Hay libros completos sobre cada una de estas técnicas, y sobre algunas que ni siquiera he nombrado (y probablemente ni quisiera conozca :P). Por tanto este artículo sólo pretende ser una pequeña aproximación a este campo 😉

Ahora me gustaría que fueses tú el que me contases ;)… ¿Conocías todas las técnicas de marcado? ¿Conoces alguna otra que no haya nombrado? ¿Cuál es tu favorita o aquella que más hayas empleado? 

¡Y si conoces a alguien que pudiese aportar algo más a este artículo no lo dudes y compártelo! 😉

¿Estás cansado de buscar trabajo como hasta ahora sin resultado?

Suscríbete y consigue gratis el PDF "5 Razones por las que Un Blog Aumentará tu Empleabilidad como biólogo" para acercarte al trabajo de tus sueños.


Tags

anillamiento, anillas, bait-marking, biología, biólogo, crotales, decoloraciones, individuos, marcaje, marcas alares, radiotracking, reconocimiento individual, telemetría


You may also like

[Entrevista] Talento Remerckable, con Paz Alvarado

Manejando un blog de biología: las redes sociales

No seas tímid@ y deja un comentario
Flavia P Rodrígez Cancelar la respuesta

Your email address will not be published. Required fields are marked

    1. ¡Hola!

      Pues dependerá de muchas cosas, sobre todo de la naturaleza del estudio y de los medios que dispongan. Pero puede ser desde marcado con crotales a emisores GPS o UHF, por ejemplo. Incluso marcas de colores. También sé que con algunos mamíferos forestales (tejones, si no recuerdo mal) se usó un cebo marcado de color para estudiar los desplamientos. Las opciones son muchas pero, como te digo, dependería del tipo de estudio y su duración.

      ¡Un saludo!

  1. Hola! Excelente explicación, yo tengo una duda sobre el marcaje en los peces Totoaba, leí que llevan a cabo un marcaje, y en una parte de la norma 169 de SEMARNAT habla de un marcaje genético por genotipificación, pero realmente no me logro imaginar como se lleva a cabo y con qué material se realiza, agradecería si me apoyaras con esa duda.

    1. ¡Hola Estefanía!

      Pues sin más información, no tengo muy claro en qué consiste. Probablemente, se trate de un seguimiento genético. Supongo que cada animal se identifica a nivel genético tras el nacimiento y de esta forma se puede saber su procedencia exactamente con una simple muestra de cada individuo, una vez que son recapturados. Pero la verdad es que no estoy familiarizado con esa técnica, así que lo mismo no tiene nada que ver jeje

      Un saludo y si tienes más información o algún documento, me encantaría leerlo para informarme 🙂

      ¡Muchas gracias!

  2. Alguien me podría orientar sobre que tipo de sistema se podría utilizar para hacer el seguimiento de la liebre?

    1. ¡Hola El Inquieto!

      Pues dependerá mucho del tipo de seguimiento que quieras hacer y del presupuesto. Puedes emplear desde microchipado si vas a capturar los individuos con frecuencia hasta emisores UHV o VHF, que suelen ser más baratos.. Sin embargo, deberás tener muy en cuenta la potencia de la señal y el tamaño máximo del emisor (que estarán relacionados) de acuerdo a las características del estudio y del propio terreno. También puedes emplear emisores GPS, más caros, más precisos pero normalmente con una vida más corta. Pero sin más detalles sobre el tipo de seguimiento, es dificil poder aconsejarte más.

      ¡Un saludo!

  3. Holis 🙂 yo trabajo con Mazamas, unos ciervos sudamericanos que se parecen mucho entre sí y además se estresan con demasiada facilidad 🙁 Hasta ahora el marcado más efectivo resultó ser con collares de vhf (las dormimos con dardos). Las marcas plásticas en las orejas se salen entre la vegetación (dejando agujeros y tajos), las marcas de pintura son lamidas frecuentemente y marcas pequeñas son muy difíciles de observar en las cámaras (se mueven rápido).
    Lindo e interesante el artículo 🙂 aquí dejé mi granito de arena

    1. ¡Hola Flavia!

      Muchísimas gracias por compartir tu experiencia y aportar, como bien dices, tu granito de arena. Como bien señalas, cada especie tiene sus propias particularidades, lo que hace que los métodos de marcaje y/o identificación puedan variar entre especies muy relacionadas debido a sus comportamiento, su ecología o el hábitat donde habiten.

      ¡Un saludo y gracias por comentar! Y debe ser muy interesante tu trabajo 😉 Siempre me han gustado los cérvidos jeje

  4. Hola, está muy interesante el artículo..estoy entrando en el tema y me gustaría saber bibliografía para profundizar. Me podrían ayudar con eso?

    1. ¡Hola Celeste!

      Ufff, el mundo es amplísimo. Es importante saber en qué país estás y qué especies te interesan, ya que cada una tiene sus propias peculiaridades. No se marca igual una orca que un buitre que un bisonte o que una libélula.

      De todas maneras, puedes encontrar muchísima bibliografía en Google Scholar, que es accesible a cualquiera. Este post quizás te ayude en tu búsqueda bibliográfica: https://www.elbichologo.com/busquedas-bibliograficas/

      Ya me comentarás qué te parece y en qué estás interesada 🙂

      Un saludo y gracias por comentar.

  5. Como ha dicho el comentario anterior, las anillas se han utilizado (y se siguen utilizando) en tortugas marinas. Sin embargo, la duración de estas varía dependiendo de las poblaciones. En Cabo Verde, duran unos 5 años antes de desprenderse, lo que da lugar a problemas a la hora de estudiar la poblacion (dobles marcajes). Ahora suele utilizarse principalmente el marcaje por PIT. En sitios donde no es posible economicamente siguen utilizandose anillas, en ocasiones conjuntamente con fotoidentificación (usando las escamas laterales d la cara).
    La fotoidentificación tambien se esta usando ahora con mantas en Maldivas.
    Gran post!
    Un saludo

    1. ¡Muchas gracias Patricia!

      Muy interesante tu aportación sobre el marcaje de tortugas. No estoy familiarizado con las metodologías empleadas con ellas, por lo que me encanta tu comentario. Gracias por participar y enriquecer el post con tu comentario!

      ¡Un saludo!

      1. En cabo verde las marcabamos con PIT, si y creo recordrar que decían que eran como los microchips de los perros. Eran del tamaño de un grano de arroz y la aguja era potente jeje. Vimos muy pocas que conservaran las anillas, pero muchas con algún rasguño de haberlas perdido. Además, el PIT se lee con mucha facilidad y un número en una anilla metálica de noche con luz roja bastante mal y la fuerza que tienen las tortugas en las aletas…
        Por si os interesa el tema de las tortugas: http://biologodebota.blogspot.co.uk/2014/12/tortugueando-en-cabo-verde-bios-cv.html

        1. Muy interesante la metodología de trabajo con las tortugas. Debió ser toda una experiencia. ¿Recomendarías esa institución para realizar un voluntariado, Pedro? Porque seguro que a mucha gente le gustaría probar 🙂

          ¡Muchas gracias por la aportación!

  6. Se usan extensivamente, marcas metálicas y microchips en tortugas marinas.
    En mamíferos sin marcas como rayas y lunares, se usan mucho la disposición de los bigotes, lo he visto en leones y lo conozco de osos polares, pero también lo he leído de algunos fócidos y otros felinos sin marcas de pelaje.
    Los geolocalizadores son muy pequeños y necesitan recuperarse para descargar los datos; se usan para pequeñas aves e insectos… esto está revolucionando el mundo de las largas migraciones de pequeños animales.
    La verdad es que das una visión general muy buena, pero es un tema casi tan extenso y variado como los animales en sí.
    Gracias por el post.
    Un saludo.

    1. Muy buenas de nuevo, Iñaki!

      Como siempre, muchas gracias por complementar los posts con tu experiencia. Con lectores como tú da gusto 😉 Nunca he tenido la oportunidad de trabajar con tortugas pero siempre es algo que me ha fascinado jeje

      Respecto a los geolocalizadores, son una pasada. Cuando estuve en Suecia de técnico de campo recapturaron un par de papamoscas del año anterior con su correspondiente geolocalizador. Pero me quedé con las ganas de poder echar un ojo a los datos, porque ya me tenía que volver a España jeje

      La verdad es que el mundo del marcaje es tan variado como fascinante.

      Muchas gracias por pasarte a comentar!

      Un saludo

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}

Apúntante a la lista de correo

Y llévate el PDF "5 razones por las que un blog impulsará tu empleabilidad en biología"