julio 6

¿Debo hacer una tesis doctoral?

41  comments

Esa es la gran pregunta que todo biólogo que estudia la carrera se plantea en algún momento. Y no tiene una respuesta fácil. Son incontables las situaciones a las que te tienes que enfrentar para llevar a cabo una tesis doctoral. Algunas son externas a ti, pero otras muchas formarán parte de tus ideas, tus temores o tus aspiraciones. O del compromiso que estés dispuesto a aportar.

¿Es necesario hacer una tesis?

No sé mucho sobre tesis doctorales: sólo he hecho una (y aún tengo que defenderla). Así que simplemente os contaré mi historia y que cada uno saque sus propias conclusiones.

¿Por qué hacer una tesis?

Antes de preguntarte si debes hacerla o no deberías preguntarte para qué. ¿Cuál es el objetivo de una tesis doctoral? ¿Qué va a aportar en tu vida? Éstas no son preguntas superficiales. Si no conoces la respuesta a la primera seguramente tampoco puedas contestar a la segunda. Así que vayamos por partes…

1. ¿Qué es una tesis?

La tesis doctoral es la culminación de un proceso de aprendizaje que desembocará en la consecución del título de Doctor. Se trata de una investigación original que se lleva a cabo en un periodo de tiempo más o menos determinado. Es parte de la formación de cualquier investigador. Y esto es importante. En la práctica, sólo te va a resultar útil si te vas a dedicar a la investigación científica o al ámbito académico universitario.

Investigadores frente al ordenador
Si quieres dedicarte a la investigación y ser algo más que un técnico de laboratorio o de campo tendrás que hacer una tesis doctoral

¿Esto significa que no vale fuera de él? Sí y no. Poseer el título de doctor implica muchas cosas. Significa que has tenido una formación más allá de la universitaria. Significa que has sabido diseñar un experimento basándote en tus hipótesis, llevarlo a cabo, recopilar los datos, analizar los resultados y publicarlos de forma ordenada para comunicarlos al resto del mundo científico. Esto conlleva implícitamente que has desarrollado toda una serie de habilidades que te han ayudado a conseguir con éxito este proceso.

En la empresa privada es raro que se exija un título de doctor. Sin embargo, si qué puede ser beneficioso, puesto que ya acredita una experiencia de calidad, ratificada a nivel universitario. Sin embargo, en la carrera investigadora es primordial realizar el doctorado. Numerosos puestos en universidades y organismos científicos requieren del título de doctor, es conditio sine qua non.

2. ¿Que aportará la tesis a mi vida?

Te aportará una gran experiencia, tanto a nivel personal como profesional. Elevará la calidad de tu currículo, engalanándolo. Y te abrirá las puertas para puedas seguir el (duro) camino de la investigación. La pregunta es ¿necesito eso? Y la respuesta es tan personal que yo no puedo dártela.

Para mí ser doctor era algo que siempre me había hecho ilusión, desde bien niño. Para mí implicaba autonomía para llevar mi propia investigación, era como lo máximo a lo que se podía aspirar (¡qué inocente y confundido estaba!). Además, cuando entré en el departamento me fascinó el mundo de la investigación y todo lo que conllevaba: viajes, congresos, contactos… Así que mi decisión de hacer un doctorado se volvió firme, definitiva. La verdad que no pensaba mucho en si me serviría o no. Era algo personal 😉

Entonces… ¿Debo hacer una tesis o no?

¿Pero no te he dicho que eso lo debes decidir tú? 😛 Bueno, ahora serio… Si me lo preguntas así, a bote pronto, sin pensar te diría:

¡¿Pero qué dices, insensat@?!

Pero bueno, si lo pensase un poco más… Quizás te diría también que he pasado alguna de las mejores experiencias de mi vida gracias a la tesis. O que he conocido a muchísima gente que me ha influenciado muy positivamente a nivel personal y profesional. O que he disfrutado, sufrido, reído y frustrado como nunca llegué a imaginar que lo haría cuando conseguí la beca predoctoral.

¿Y cómo ha sido tu tesis?

¡Qué buena pregunta! A ver cómo te lo explico… Hacer una tesis doctoral es un proceso largo y duro, y a la mínima que te despistes se vuelve peor aún. Requiere de muchísimo compromiso, de muchísimo trabajo y no ya constancia, sino una tenacidad a toda prueba. Conozco a mucha gente que terminó desistiendo. Grandes investigadores que decidieron tirar la toalla porque la investigación a veces puede resultar de lo más ingrata.

Escritorio aborratado de libros
Si te decides a hacer la tesis, prepárate, porque así lucirá tu escritorio en los próximos 4 años (¡taza con bebida excitante incluida!)

Pero también conozco a muchos más que aguantaron contra viento y marea, contra todo tipo de problemas, a pesar de buenos y malos directores de tesis. Gente que consiguió triunfar allá donde otros fracasaron, y que luego, con desigual suerte, abandonaron más tarde la investigación, siguen luchando y cambiando de ciudad, país o continente frecuentemente, o gente que trabaja ahora como profesor universitario, con una proyecto profesional firme y asentado. Hay de todo.

Cosas positivas que me ha aportado la tesis

  1. Me ha dado un sueldo fijo durante 4 años, lo cual ya de por sí no es moco de pavo. Yo tuve suerte y obtuve una beca predoctoral, que me permitió independizarme y hasta conseguir unos ahorrillos. Desde luego no es la más importante de las razones, pero cuenta 😉
  2. He viajado por varios países y he vivido en muchos sitios: Holanda, Almería, París, Noruega o Alemania son alguno de los países donde he estado gracias a la tesis doctoral, bien de forma directa (estancias en el extranjero) como indirecta (buscando becas o gracias a trabajos que hice durante el doctorado). Y créeme si te digo que todas ellas fueron grandes experiencias donde conocí a grandes personas, a algunos buenos amigos, algunos contactos y algunas veces ambas cosas 😉
  3. He aprendido mucho sobre ciencia, sobre investigación, sobre organización, sobre cómo escribir y comunicar información y datos, análisis estadístico, relaciones humanas y, sobre todo, he aprendido mucho sobre mí mismo.
  4. He madurado como persona. He aprendido a superar los problemas, las decepciones, los callejones sin salida… Me he conocido más a mi mismo. Puedes estar completamente seguro de que la tesis te pondrá a prueba muchas veces y te hará descubrir cosas de ti que no sospechabas, buenas o malas, pero todas interesantes. Y eso, querido lector, no tiene precio 😉

Cosas negativas que me he topado

  1. El desaliento. Es muy difícil estar ahí siempre al 100%. Son muchas las cosas con las que debes luchar y superar.
  2. Los problemas. Te encontrarás con todo tipo de obstáculos que no imaginas. Desde las páginas web y aplicaciones telemáticas que siempre dejan de funcionar en el momento más inoportuno, hasta el desconocido (pero apasionante) mundo de la bioestadística. Así como los imponderables que conlleva cualquier experimento: datos que desaparecen, colonias de aves que se pierden, incendios, microscopios electrónicos que no funcionan, experimentos en los que no consigues resultados a pesar de las horas empleadas, desacuerdos con compañeros, directores de tesis… Un enorme surtido de atolladeros que pueden llegar a convertir una plácida tesis en un auténtico infierno.
  3. Jornadas agotadoras e interminables. Cuando trabajas con animales, es imposible establecer horarios normales. Durante la temporada de campo las horas de trabajo se acumulan y el tiempo parece escaparse de tus manos. Yo ha habido época que llegaba a casa reventado, con tics nerviosos… Exhausto. Y luego el resto del tiempo los horarios se flexibilizan, toca pasar datos a Excel, hacer análisis con SPSS o R o escribir artículos. Y entonces es cuando echas de menos todas esas horas de trabajo de campo 😛
  4. La falta de vida social. Como fácilmente puedes extraer del punto anterior, esos maratonianos días de trabajo afectan muy negativamente al tiempo que puedes pasar con los amigos, con la familia o con la pareja. Yo recuerdo una temporada de campo especialmente dura en que iba a trabajar a la colonia de aves que estudiábamos a las 7 de la mañana, hasta las 15:00, comía un bocadillo, a las 16:00 volvía a hacer más experimentos hasta las 18:00. Si tenía suerte y no tenía que preparar las muestras en el laboratorio, me iba a casa a descansar un rato. Si no, hasta las 22:00 procesando todo lo recogido durante los días anteriores. Y a las 23:00 de vuelta a la colonia hasta las 0:00. Y vuelta a empezar. Y la temporada de campo abarcaba unos 5 meses, trabajando TODOS los días (sábados, domingos y festivos incluidos). No todos los días eran taaaaan largos, pero sí que todos los días curraba jeje
  5. No tuve una libertad total para diseñar la investigación y los experimentos. Esto tampoco es algo negativo en sí, pues el doctorado no es más que una investigación tutelada. Sin embargo chocó con la imagen que tenía yo de lo que sería hacer un doctorado. La mayor o menor libertad que tendrás a la hora de llevarla a cabo dependerá de tu director y de tu propia actitud.

Mi consejo

Mi tesis no ha sido un ejemplo típico, pero tampoco es algo extraño. Como a menudo ocurre, se cumplían los 4 años de beca y la tesis aún no estaba del todo acabada. En tres meses me quedaba sin financiación, en medio de la crisis económica más fuerte de las últimas décadas. Pero justo entonces surgió la posibilidad de trabajar en una consultoría medioambiental. Esto implicaba tener que dejar a un lado mi tesis un tiempo, mientras me afianzaba en el trabajo, y luego ir continuándola en mis ratos libres. Hablé con mis directores de tesis y lo entendieron. Así que me mudé y empecé a trabajar en una consultoría medioambiental. Y no tuve tiempo apenas para la tesis. Hasta que no terminé aquel trabajo no pude ponerme de nuevo con ella, primero residiendo en otra ciudad para luego volverme de nuevo a mi Badajoz natal. He tardado casi 8 años en acabarla y ahora estoy ya con todo el papeleo para defenderla. Por ello, y siempre según mi experiencia personal, puedo comentarte algunos consejos:

  1. Elige muy bien tanto el tema de estudio como tu director de tesis. El tema porque es a lo que vas a dedicar cantidades monstruosas de tu tiempo en los próximos 4 años como mínimo; si eliges mal se te va a hacer muy muy duro. Tu director de tesis porque es la persona con la que te tendrás que coordinar este tiempo, será el que guíe (o no) tu investigación. Un buen director de tesis sabrá orientarte pero te dará autonomía, sabrá reconocer tus logros pero te corregirá cuando deba hacerlo. En definitiva, sabrá sacar lo mejor de ti. Un mal director se aprovechará de tu trabajo, pasará de tus problemas, tus dudas o tus urgencias e irá completamente a su bola. Ten cuidado.
  2. Dale mucho la tabarra a tu director. Los directores de tesis normalmente compaginan la dirección con otras labores como investigador, como profesor o con otras tesis que lleva simultáneamente. Son gente ocupada. Tanto si son buenos o malos directores siempre van a tener muchas cosas que hacer. Así que insiste y vuelve a insistir. Pero hazlo de forma cortés y educada. Siempre será mucho mejor si te pasas por su despacho o acuerdas reuniones con él en vez de enviar correos que pueden hacer que los días pasen y la comunicación se diluya y se vuelva asíncrona.
  3. No desesperes. Murphy es el incómodo compañero de viajes de cualquier doctorando. Como ya dije mil cosas pueden salir mal y, de hecho, lo harán. No tires la toalla.
  4. No te relajes. Trabajar a cuatro años vista es muy complicado. Con deadlines tan lejanas no hay quien se motive a darle caña. Plantéate pequeñas metas que ir cumpliendo. Organiza bien tus tareas y no procrastines demasiado.  ¡El tiempo vuela durante la tesis!
  5. Aprovecha TODAS las oportunidades. Conoce a gente, viaja, ve a congresos, publica artículos, no dejes datos en el cajón. Aprovecha hasta la más mínima oportunidad. La investigación es un mundo tremendamente competitivo. Hasta la última décima cuenta, y puede suponer la diferencia entre conseguir la plaza más adelante o quedarse a las puertas.
  6. Disfruta del camino. Es lo más importante. Si no eres capaz de disfrutar con todo el proceso, si no eres capaz de pasarlo bien a pesar de las dificultades no te embarques en este proyecto.  No va a ser un camino fácil y si no puedes sacar lo mejor de cada situación, por mala que sea, terminarás abandonando.

Esta es, a muy muy grandes rasgos, mi experiencia con la tesis doctoral. Muchas cosas me he quedado en el tintero. Es un tema que da (y dará) para muchos posts. Y una vez conseguido el título de doctor no es más que el comienzo de otro viaje, porque en investigación la formación no se acaba. El siguiente paso lógico es una postdoc en el extranjero y luego ir buscando una plaza ya fija (con las dificultades que eso conlleva). Pero eso será otra historia que deberá ser contada en otra ocasión 😉

¿Qué te ha parecido el artículo? ¿Tienes pensado hacer una tesis doctoral? ¿Ya la has terminado? ¿Cuál ha sido tu experiencia? Comparte tu historia conmigo y con los demás lectores en los comentarios o en la página de facebook. ¡Te espero!

¿Estás cansado de buscar trabajo como hasta ahora sin resultado?

Suscríbete y consigue gratis el PDF "5 Razones por las que Un Blog Aumentará tu Empleabilidad como biólogo" para acercarte al trabajo de tus sueños.


Tags

doctorado, experiencia personal, investigación, tesis doctoral


You may also like

[Entrevista] Talento Remerckable, con Paz Alvarado

Manejando un blog de biología: las redes sociales

No seas tímid@ y deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked

  1. Hola, hace como un año que encontré este blog y me ha gustado mucho. Eres una fuente de inspiración. Justo en este post, me preguntaba si el hacer el doctorado tiene límite de edad, es decir, yo hice la maestría en seguida que terminé la licenciatura, por causas familiares (que yo creo que mucho han tenido, relacionados al «ya ponte a trabajar», «para qué sigues estudiando», etc), me obligaron a buscar trabajo, en el cual siento que se me ha ido la vida jeje, ya tengo experiencia laboral (creo que eso también es importante), pero ya no me llena seguir laborando ahí, por lo que estoy pensando regresar a la Academia, sin embargo, me invade el temor de que «ya estar muy grande», justo cumplí 31 y este tiempo lo tomaré para buscar asesor y tema de tesis (después de trabajar descubrí que me gustan muchas cosas más), por lo que si todo sale bien, comenzaré a los 32 años. Dejé pasar cinco años entre la maestría y el doctorado por cuestiones económicas y porque no me sentía capaz de realmente ser una estudiante de doctorado (límites que uno se pone). De acuerdo a tu experiencia, crees que la edad es una limitante y más siendo mujer ( he leído muchas veces que las mujeres en la ciencia siempre tienen más limitantes que los hombres, no sé cómo lo veas tú). Ojalá me puedas responder. Que estés bien.

    1. ¡Hola Alejandra!

      La respuesta corta es NO, no es una factor limitante. La respuesta larga es más compleja. Muchas becas para hacer un doctorado tienen un límite en el número de años transcurridos desde que se terminó la carrera. Yo, por ejemplo, comencé mi tesis doctoral a los 27 años (en 2007) y estaba en el último o el penúltimo año en que podía solicitar la beca que conseguí. Sin embargo, eso dependerá de la beca y del país.

      Además, en la práctica, no es necesario tener una beca para poder cursar un doctorado. Pero es complicado hacerlo sin ella, ya que un doctorado conlleva una serie de gastos y una dedicación intensa. Pero de nuevo todo depende del país, de la universidad y de cómo te lo plantees. Si quieres hacer un doctorado en el menor tiempo posible, entonces vas a necesitar dedicación plena (y la beca te ayudaría a cubrir gastos y a modo de pequeño sueldo). Si tu ideas es hacerlo poco a poco, compatibilizando con el trabajo, será un proceso arduo y largo, pero también posible. Conozco casos de gente que hay hecho doctorados muy tarde.

      Yo creo que la edad nunca es un factor limitante, si estás dispuesta a luchar por ello, a tener iniciativa y a no esperar a que las cosas vengan u ocurran. No será fácil y probablmente no sea rápido. Y es verdad que las mujeres, en general y en ciencia en particular, suelen tener más problemas y factores limitantes que los hombres. Se están dando pequeños pasos en la eliminación de esos obstáculos y esa discriminación laboral, pero aún queda mucho trabajo por hacer.

      Aún así, creo que es posible. Pero como comento en el artículo, debes estar muy segura de que la tesis es lo que realmente quieres hacer, que te va a acercar a tus objetivos profesionales o de realización personal. El doctorado es un proceso muy duro, con momentos muy buenos pero también muy malos. Una carrera de fondo que no todo el mundo es capaz de terminar. Por eso es importante que tengas claro que tu camino pasa por un doctorado 🙂

      Y si es así, entonces adelante. Nadie te puede dar una seguridad de que lo vayas a conseguir, pero sí puedes estar segura de que si no lo haces, siempre te quedará la duda de «qué habría pasado si lo hubiese intentado…»

      Un saludo y mucha suerte. Ya me contarás qué decides 😉

      ¡Que pases un día fantástico y estamos en contacto!

  2. Hola Bichólogo, muy interesante y aleccionador todo tu relato, y a pesar de que apenas estoy comenzando mi doctorado, también estoy comenzando mi tesis, bueno los primeros pasos, por lo que leer tu historia me ha servido para ese primer empujón, espero me dure el combustible, sino lo volveré a leer, abrazos

    1. ¡Hola Freddy!

      Mucho ánimo con esa tesis y ese doctorado. Acabas de iniciar un camino largo y duro, pero también apasionante y lleno de oportunidades. Para mí, la tesis doctoral fue una de las experiencias más intensas (y agotadoras :P) que he tenido, tanto en lo personal como en lo profesional. Pero la he disfrutado muchísimo.

      Busca un tema que te apasione y un buen director. Ambas cosas son fundamentales 😉

      Un fuerte abrazo y ya nos contarás cómo vas y cómo lo estás viviendo 😉

      ¡Seguimos en contacto y que pases un fantástico día!

  3. Hola Bichologo!

    Que piensas de la originalidad de una tesis doctoral.
    Se puede tomar una tesis como referente de otra y aplicada en otro entorno?

  4. ¡Buenas Bichólogo!

    ¿Qué requisitos suele haber para que te concedan una beca de doctorado? Me queda lejos aún, pero me interesa irme informando para ver como está el panorama.
    Me comentaron algo sobre la nota de la carrera, masters… y algo de una puntuación, ¡pero no tengo idea!

    ¡Muchas gracias bonito!

    1. Hola Alba,

      Pues dependerá mucho de la beca que solicites. Yo pedí una FPI (Formación de personal investigador) del ministerio de Educación y Ciencia de España (cuando aún aparecía la palabra ciencia en alguno de los ministerios). Estas becas iban asociadas a proyectos, por lo que la concesión se basaba mucho en tu expediente y en la opinión del investigador principal a cargo de dicho proyecto.

      Sin embargo, ahora todo ha cambiado un poco, así que no te sabría decir, ya que no tengo mucho contacto con el ámbito universitario ahora mismo. Seguramente, dado que es un paso obligatorio, cuente mucho la nota del máster, junto a la del expediente académico de la universidad.

      Lo mejor que puedes hacer es ir al departamento de doctorado o de estudios de tercer grado de tu universidad y que te informen.

      ¡Un saludo!

    1. ¡Hola Francisco!

      Pues de momento no he continuado con la investigación, al menos de forma directa. Sigo trabajando en algunos papers, con datos antiguos que tengo aún pendientes de publicar, y he participado en alguna publicación en algún congreso, como el reciente del SECEM, sobre trabajos con desmán que realicé mientras trabajaba en el mundo de la consultoría medioambiental.

      Me he planteado hacer un post-doc, y aún no lo he desechado, pero no sé si me animaré, porque se aleja un poco de la línea de trabajo que me apetece probar ahora jeje Y desde la Sociedad Extremeña de Zoología también nos gustaría empezar a realizar algunos proyectos de investigación y conservación.

      ¡Un saludo!

  5. Pfff! Te sigo desde hace mucho y me he releído este post tantas veces! Y más ahora que me han concedido una beca para realizar el doctorado. Lo cierto es que tengo miles de ganas y a la vez muchísimo miedo, por no saber si seré capaz de estar a la altura de alcanzar el grado de doctora.

    Veremos a ver qué tal val.

    1. ¡Hola Iraida!

      Me alegra mucho que el post te haya resultado lo suficientemente interesante para releerlo… Y más si son tantas veces! 🙂

      Respecto al miedo… Es normal. Todo el mundo pasa por ello. ¡Yo estaba acongojado cuando comencé mi tesis! Y ya ves, aquí estoy, como doctor 🙂

      Que esas ganas sean tu fuerza y lo que te guíe en esa larga, difícil y apasionante travesía que es hacer tu tesis doctoral. ¡Porque claro que estarás a la altura! Y dentro de unos años, cuando defiendas tu tesis y ganes tu merecido título, vuelve y me lo cuentas 😉 A ver qué te parece el post cuando lo releas por última vez y veas si te mereció la pena 😉

      Muchísimas suerte y ya sabes que en este blog tienes tu casa 🙂

  6. Saludos Bichólogo.
    Excelente blog, me ha proporcionado mucha información útil acerca de lo que realmente significa hacer un doctorado. Soy chileno, y como enfermero que se dedica a la docencia universitaria, estoy interesado en cursar un programa de doctorado fuera de mi país, Chile. En mi trabajo existe la posibilidad y de conservar el cargo durante el periodo de estudios y en Chile, y tras volver con el grado académico de doctorado el cargo cambia automáticamente a una mejor posición.
    Estaba considerando algunas opciones en universiades españolas, pero tras leer y enterarme del panorama general en España, lo estoy pensando dos veces…
    Otras opciones que estuve considerando son algunas universidades estadounidenses y canadienses, pero tengo algunas aprensiones en relación a mi dominio del idioma inglés con la expertiz requerida para un programa de doctorado.
    Por lo anterior, Quisiera saber qué piensas y qué visión tienes acerca de los doctorados en España en general, y qué tan dificil puede llegar a ser cursar un programa de doctorado en otro idioma.

    Saludos y desde ya, muchas gracias por la información del blog 🙂

    1. ¡Hola Raúl!

      En España, la situación está complicada, no te voy a engañar. Hay centros potentes, con grandes investigadores, pero nuestro Gobierno no apoya la ciencia, con lo que se siguen sufriendo recortes de presupuesto, de personal, etc… Y la situación no tiene aspecto de cambiar en un futuro próximo. Sin embargo, se siguen haciendo doctorados cada año, así que es posible. Pero no sé cómo será la accesibilidad para los estudiantes internacionales. Tendría que explorar como está la situación en aquellas universidades que te interesan. Además, si tu idea es realizar el doctorado aquí, crear contactos en España y luego volver a Chile, si consigues una beca predoctoral podría resultar factible. Si tu idea es quedarte trabajando en España, la cosa será mucho más complicada, ya que buena parte de los doctores que se forman en España terminan yéndose al extranjero.

      Respecto al idioma, la mejor forma de aprender es zambullirse de pleno. Aunque a niveles de alta exigencia como puede ser un doctorado, sería importante que tuvieses un buen manejo del idioma. No hace falta que seas bilingüe, pero sí al menos que te puedas expresas con fluidez y entender bien el idioma. Siempre puedes dedicar un mes o dos a irte a un lugar de habla inglesa y mejorar el idioma, de cara a enfrentarte al doctorado. O hacerlo mientras llegas allí. Eso dependerá del nivel que ahora tengas.

      El cursar un doctorado en otro idioma es ciertamente más complicado, pero no es radicalmente diferente si tienes una cierta fluidez en el idioma en el que se imparte.

      Espero haberte aclarado un poco tus dudas. Para cualquier otra cosa, no dudes en volver a contactar conmigo.

  7. Hola! Muchas gracias por tu post, es muy interesante! Espero que no te importe que te cuente mi caso, a ver si me puedes ayudar. El tema es que yo estoy terminando un master internacional, y de lo mío(forestales) no hay mucho así en general. He conseguido una beca predoctoral en el Imperial College of London que en principio es muy buena oportunidad y el tema es bastante variado (enfermedades, plagas, metabarcoding) por lo que creo que en el futuro no me seria tan difícil encontrar trabajo. Todo parece muy bonito, pero…

    -Estoy bastante asustada, ya he oido miles de historias sobre que la tesis es muy dura y después es muy difícil poder trabajar…crees que haciéndola en el extranjero luego tendré más facilidad para volver a España?

    – Cómo de normal es estar tan asustada? A mi tambien me han dicho que como no tengo mucho background en genética se me va a hacer duro, y realmente tengo muchisimo miedo de fracasar…no sé si debería empezar la tesis ilusionada o si es normal estar así, sin tener claro si es el mejor camino posible porque sé que van a ser 4 años duros…lo que más miedo me da es no saber gestionar mi estrés, porque ahora mismo estoy terminando el master y ya estoy estresada…miedo me da cómo será el doctorado…

    Muchas gracias!

    1. ¡Hola Ana!

      Lo del doctorado es un tema para pensárselo mucho. Van a ser mínimo 4 años de tu vida, y sí, suele ser muy duro. Por eso es importante tener un objetivo, algo que quieras conseguir en un futuro.

      Una vez que lo tengas, si el doctorado es un medio para conseguir ese objetivo, entonces adelante. Es un proceso largo y complicado, que requiere mucha dedicación, esfuerzo y sacrificio personal. Pero también puede ser una experiencia apasionante, donde aprenderás mucho, conocerás a mucha gente, seguramente viajarás algo y experimentarás una montaña rusa de sensaciones.

      Sobre el tema de volver a España… Eso es, como poco, complicado. No es imposible, mucha gente lo hace, pero España es un país ingrato para sus científicos. Hay programas para la reincorporación de doctores e investigadores españoles que están en el extranjero, pero sois muchos y esos programas cubren a muy muy poca gente. Aparte de que las condiciones de trabajo (y los sueldos) en España están muy lejos de los que percibirás en el extranjero.

      Esto no significa que si te vas ya nunca volverás. Pero sí que es bueno que lo contemples como una opción, porque no va a ser nada fácil, y menos con la situación que hay aquí hoy en día.

      Respecto al miedo y al agobio… Pues sí, es normal. Se oyen historias terribles del doctorado (muchas ciertas, otras exageradas y algunas se quedan cortas). Hay de todo, como en todos lados. Pero no debes tener miedo a fracasar. Yo, como mucho, tendría miedo a no intentarlo. Incluso si no lograses terminar el doctorado, aprenderás muchas cosas, te conocerás más a ti misma y habrás adquirido nuevas habilidades que te serán muy útiles tanto en la vida personal como profesional. Echa un ojo a este link, que precisamente trato ese tema (https://www.elbichologo.com/miedo-al-fracaso/).

      Como ya te he dicho antes, lo fundamental, la base de todo, es tener un objetivo en mente y pensar si realmente el doctorado es un medio para conseguirlo. Porque quizás haya otras opciones. Si lo necesitas, no lo dudes y lucha con garras y dientes 😉 Si no es así, déjalo correr y prueba otros caminos, que las posibilidades son muchas y variadas.

      Si eliges habiendo sopesado bien las opciones no fracasarás. Como mucho habrás probado un camino que no ha resultado el correcto, pero saldrás reforzada y habiendo aprendido mucho 😉

      Siento no poder darte una respuesta clara, pero es que estas son decisiones que sólo tú puedes tomar 🙂

      Un saludo y mucha suerte, elijas lo que elijas. Y si quieres, más adelante, nos cuentas lo que decidiste y cómo te va. Que seguro que hay mucha gente en tu misma situación.

      ¡Hasta pronto!

  8. Hola! Me llamo mucho la atencion la denominacion ‘bichologo’ aqui en Colombia se les denomina asi a los microbiologos como yo 😉 jijiji. Este post es de los primeros que son optimistas y positivos, que de verdad es super util y de gran iniciativa para animarlo uno a introducirse en esta nueva etapa de vida.
    He escuchado de todo, he visto muschos amigos que han sufrido, lo abandonan, pero la verdad, en la mayoria de los casos de mis grandes amigos ya lo han terminado o estan en esas y veo que ha sido para ellos gratificacion en sus vidas…aunque unos se enfrentan despues como va ser la vinculacion posterior! Pero se puede! Creo que todo es cuestion de actitud y amar lo que uno hace, todo fluye, asi elmescenario politico, economico social donde uno este no es el mejor.
    Comparto contigo que desde pequeña (a pesar de que queria ser biologa) he soñado con ser una investigadora jejej, gracias a Dios estoy en el camino y con miedos, pero ya con una plena satisfaccion empezare hacer el PhD en proximos meses! Siento emocion siento muchas cosas, pero sobre todo muchas expectativaa! Gracias por este post y los demas comentarios! Estan buenisimos para tener una vision diversificadora para comenzar este camino! Wiiii que emocion!

    1. ¡Hola Solesito!

      Bueno, aquí se usa la palabra «bicho» para hablar de cualquier animal. Así que, como biólogo de campo que soy, usé el nombre «genérico» de bichólogo 😛

      Respecto a la realización de la tesis doctoral, como has visto, hay todo tipo de experiencias. Lo que es verdad es que es muy duro, pero si es algo que te apasiona se puede hacer, de eso no hay duda. Pero debes de disfrutar con tu tema de estudio o es muy probable que acabes cayendo en el pesimismo o el derrotismo. Lo que viene después del PhD… es otra historia, tan apasionante como complicada jeje Pero siempre hay salidas, aunque no sean fáciles. Y tener una mentalidad viajera las multiplica a tu favor.

      Muchísima suerte con ese nuevo viaje que vas a empezar. Aprovéchalo al máximo, porque la realización de la tesis tiene muchas, muchísimas cosas buenas. Intenta sobrellevar las malas, que llegarán tarde o temprano. Haz todos los contactos que puedas. Pero sobre todo, disfrútalo. Eso es lo importante.

      Un saludo y muchas gracias por tu comentario

  9. Me encanto el artículo y me deja mucho que pensar. En mi experiencia de vida la maestría fue horrible (la concluí) y el doctorado la estoy pensando en tres años, ahorita mi deseo principal es encontrar un trabajo porque en México desafortunadamente entre más grados académicos menos encuentras porque te consideran sobrecalificado.

    1. Hola MarDanis,

      Ese problema también ocurre en España (de hecho Owen habla de ello en los comentarios). Al final, como ocurre en muchos sitios, la mejor opción es, tristemente, emigrar. Es una lástima no poder trabajar en el país en el que te has formado, pero es la realidad.

      ¡Muchas gracias por compartir tu historia!

  10. Como persona que ha terminado dos tesis doctorales en nuestro país (la primera en Química y la segunda en Biología) y que sigue tratando de sobrevivir haciendo Ciencia en España, me siento obligado a dar mi opinión sobre el tema.

    Alguna gente cree que esto de hacer el doctorado es un gran sacrificio, pero con un enorme premio que compensa a largo plazo. Es decir, que se comienza haciendo una tesis doctoral (4-5 años mínimo), después se va uno un par de añitos de postdoc al extranjero (en mis tiempos se le llamaba a esto «la mili científica») y luego ya puede uno volver a su país, a su ciudad y a su universidad o centro de investigación de partida, donde le recibirán con los brazos abiertos y conseguirá una plaza de profesor o de investigador funcionario, donde podrá llevar una vida tranquila dando clases e investigando en lo que más le gusta, hasta la jubilación. NADA MÁS LEJOS DE LA REALIDAD.

    En nuestro país, esto normalmente ocurría así hasta hace unos cuantos años. Los investigadores que iban terminando encontraban un apoyo de las administraciones, los departamentos universitarios y los institutos del CSIC aumentaban regularmente sus plantillas de forma continuada, la inversión total en I+D del gobierno iba creciendo cada año, tanto en valor absoluto como en porcentaje del PIB, y todos los doctores, más tarde o más temprano, encontraban un puesto de trabajo, si no para hacerse rico, sí al menos para tener una cierta tranquilidad económica, que compensaba con creces la enorme inversión en tiempo y en dinero que se había realizado. PERO ESTE TIEMPO YA SE ACABÓ Y ES MUY POCO PROBABLE QUE VAYA A RETORNAR A LA SITUACIÓN ANTERIOR, NI A MEDIO NI A LARGO PLAZO.

    En la actualidad, llevamos cinco años seguidos de recortes presupuestarios en Ciencia. El dinero que el gobierno dedica actualmente a la I+D es aproximadamente la mitad que hace seis años, en el 2009, cuando se alcanzó el máximo. Por supuesto, esto no afecta mucho a los investigadores mayores, funcionarios de plantilla. Esto afecta, principalmente, a los posibles contratos y programas de becas para jóvenes investigadores. Las oportunidades para los recién doctorados se han reducido a la mínima expresión. Los doctores que ya habían terminado hacía 8 o 10 años, y habían vuelto a España con contratos de reincorporación, o becas Juan de la Cierva, Ramón y Cajal, etc., se están volviendo a quedar en el paro y están volviéndose a ir de España, ante la imposibilidad total para encontrar ningun contrato, por pobre que sea. Estoy hablando de gente que tiene 15 años de experiencia en investigación, 10 años de postdoctoral, currículums con 60 publicaciones que harían palidecer al de cualquier catedrático funcionario de España. Gente que, en cualquier otro país, encontraría normalmente una plaza de profesor universitario sin muchos problemas, e incluso, probablemente, podría escoger entre varias opciones. En nuestro país están cobrando el paro y la única opción que les queda es ir echando currículums en el extranjero.

    Yo mismo, después de dos licenciaturas y dos doctorados terminados con las máximas calificaciones, con un registro de publicaciones relativamente decente (más o menos lo que cabe esperar según mi experiencia), con experiencia docente y profesional en distintos campos, estoy en la actualidad contratado en precario durante unos meses, gracias a un proyecto financiado por el Ministerio, como técnico de grado medio a tiempo parcial (es decir, para el tipo de contrato que tengo, ni siquiera hace falta tener terminada una licenciatura). Estoy cobrando 800 euros netos al mes. ¡Y me considero afortunado por estar trabajando! Otros compañeros doctores no tienen esa suerte, y se pasan el día echando curriculums por Internet, buscando algún contrato de trabajo temporal en el extranjero, que les solucione la supervivencia, normalmente, para los próximos 12 a 24 meses, y que corresponda a su rama de especialización, mientras se preguntan una y otra vez en qué momento desperdiciaron su vida. Y no hablo de gente que desaprovechó su tiempo. Al contrario. Muchos de ellos son investigadores brillantes, con tremendos currículums, que han ido haciendo las cosas bien, publicando todos los artículos que tenían que publicar, dirigiendo tesis y trabajos de master cuando lo tenían que hacer, y dando horas de clases cuando las tenían que dar. Son gente que tiene un tremendo mérito. Pero en este país no existe la meritocracia. Da igual lo bien que lo hagas. Porque las posibilidades de encontrar un contrato son más bajas que las de que te toque la lotería. Y las pocas (poquísimas) plazas que salen ya suelen tener nombre y apellidos y son imposibles de conseguir (incluso para contratos de mierda cobrando 450 euros al mes), porque hay gente que tiene mucha mayor experiencia que tú que se querrán presentar a la misma oferta de trabajo de mierda (normalmente, de un tiempo a esta parte, suelen tener incluso mayor experiencia que los miembros del tribunal que juzga la plaza). Así que da igual lo bueno que tú seas, porque tu futuro en este país está realmente jodido. Dejar la academia y buscar suerte en la empresa privada normalmente no es una opción. Para empezar, en nuestro país apenas existe el tejido empresarial relacionado con la actividad científica. Además, si intentas buscar empleo en una empresa, probablemente ya eres demasiado mayor para lo que van buscando, o te juzgarán como sobrecualificado, por lo que no te contratarán, ya que piensan que los dejarás colgados dentro de 6 meses, en cuanto «encuentres» algún otro trabajo más adecuado a tus cualificaciones (como si esto fuera tan fácil).

    Así que… si pensábais que terminar el doctorado es una tarea titánica que requiere una tremenda fuerza de voluntad para ser superada, esperad a leer la tesis. Entonces es cuando empieza, realmente, lo peor.

    La única salida para los investigadores jóvenes en España es irse del país. Y, ya puestos a tener que irse, más vale hacerlo cuanto antes. Así que os aconsejo, de todo corazón, que si tenéis claro que lo vuestro es una vocación realmente científica de verdad, buscad ya una oferta para hacer el doctorado fuera de España. Cuanto antes empecéis a hacer contactos en el extranjero, más fácil será vuestro futuro.

    ¡Mucha suerte!

    1. ¡Hola Owen! Un placer tenerte por aquí.

      No puedo estar más de acuerdo contigo en todo lo que dices, punto por punto. Mucha gente no conoce la realidad de lo que supone hacer un doctorado ni todo lo que viene después. Existe una concepción «romántica» de la tesis doctoral que es lo que provoca tantos abandonos y decepciones.

      La solución, como bien dices, pasa por salir fuera y buscar trabajo en el extranjero. Que vivir en otro país, aparte de ser una vía de encontrar trabajo, es siempre una experiencia muy interesante.

      Muchas gracias por compartir con nosotros tu historia y, sobre todo tu experiencia. Tu análisis de la situación española es tan crudo como realista. Es una pena que se abandone así a la Ciencia en España, como si fuese una actividad de segunda, cuando la investigación científica, tanto pura como aplicada, es el motor de los cambios y, por tanto, de la economía.

      ¡Un saludo!

  11. Hola Bichologo:

    Me ha gustado mucho tu historia y en cierto modo se ha parecido mucho a mi vida para realizar el doctorado, como un reto personal.

    También he visto que lo has hecho en el campo de la ecología, lo que tiene añadido un porrón de horas en el campo, muchos datos y que no siempre pueden utilizarse o ser útiles.

    En cierto modo tuviste la suerte de tener financiación, y eso ayuda y motiva.

    Un saludo.

    1. Hola Fulgen!

      Muchas gracias por tu comentario. La verdad es que si resulta difícil hacer una tesis de por sí, hacerla sin financiación resulta toda una hazaña.

      ¡Un saludo!

  12. Hola a todos,
    Permitidme contar una pequeña parte de mi historia… ya que no sueles tener a mucha gente a tu alrededor en esta situación. Yo también estoy en una situación muy parecida y intentando responder a la pregunta ¿doctorado, si o no?. También soy bióloga y apasionada de los bichos.

    Después de la carrera y el máster me puse a buscar oportunidades (lo cual puede ser bastante desesperante y te puede hacer olvidar el objetivo y el sentido de las cosas). Entre otras miles me presenté a una oferta de investigador para hacer la tesis de mi Universidad, aún sabiendo que para todas estas ofertas ya tienen sus propios candidatos. La cuestión es que me llamaron ya que todos los candidatos propios rechazaron en el último momento la oferta (lo cual parece bastante extraño). La cuestión es que empecé la tesis y en poco tiempo me dí cuenta que no me gustaba ni me motivaba nada el tema y finalmente he decidido dejarmelo después de 8 meses… Ahora he visto como funciona (mas o menos) este mundillo y realmente me planteo si es lo que quiero hacer. No se si es que me ha desanimado el hecho de que no me guste nada el tema, pero la cuestión es que no quiero hacer la tesis.
    Aunque pienso que las cosas podrían haber sido muy diferentes si el tema hubiera sido otro… ya que campos de la biología que me apasionan de verdad (!).

    Disculpad por el rollo! y enhorabuena por la página… es buenísima!

    1. De rollo nada, Pardela. Ésta es tu casa 😉

      El elegir un buen tema es vital, porque el enorme trabajo que conlleva la tesis, las presiones, las dificultades… todo es mucho más difícil de sobrellevar si no te apasiona lo que estás haciendo.

      La tesis es un camino más que sale de la carrera. Pero no es ni mucho menos el único. Es un viaje apasionante, pero no siempre es apto para todo el mundo. Si la Biología es de por sí vocacional, no te cuento ya la tesis.

      Con esto no te digo que lo dejes o que no sea lo tuyo. Simplemente creo que hay que disfrutar con lo que haces, porque si no entonces no tiene sentido.

      El desanimo está presente siempre en algún momento. Yo mismo me he llegado a plantear dejarlo todo. La cuestión es si realmente te va a merecer la pena lo que estás haciendo. Puedes probar otros campos de estudio o probar otras salidas laborales totalmente distintas. Pero que sea algo que te llene, con lo que puedas disfrutar pese a los altibajos (que los habrá siempre).

      Mucha suerte con el camino que emprendas. Y cuando quieras, ya sabes que estás invitada a compartir tu historia. Este blog es mucho mejor si lo hacemos entre todos 😉

      ¡Un saludo!

  13. Buenos días, por cosas de la vida, he tropezado hoy con este post, justo en el momento adecuado, pues acabo de solicitar una beca para poder realizar el doctorado y tengo tantas ganas como miedo. Soy una chica trabajadora que amo mi carrera, mi vocación. Me he arriesgado a solicitar la beca puesto que toda la vida he tenido ilusión por ser doctora en genética y epigenética. Y ya digo, tengo tanto miedo como ganas… quizás mi idea después sea preparar unas oposiciones, por lo que no sé si estoy haciendo bien.

    Te invito a que te pases por mi blog de fotografia de naturaleza ( http://fotografialauraraya.blogspot.com.es/ ) y mi cuenta de instagram @fotografialauraraya
    Un saludo

    1. ¡Hola Laura!

      Si tu idea es prepararte unas oposiciones no sé si realmente te merece la pena hacer el doctorado. Supongo que te dará puntos para las oposiciones (no sé cuantos, no tengo ni idea de cómo funciona). Son mínimo tres o cuatro años de trabajo muy intenso que va a afectar a tu vida en general.

      Ya comento en el post que el doctorado me ha aportado muchas cosas, buenas y malas. Yo también lo hice porque mi sueño era ser doctor (aunque no supiese realmente lo que implicaba :P). Y desde luego no me arrepiento. Quizás si haces el doctorado luego prefieres seguir por la rama de la investigación en vez de las oposiciones, pero si tienes claro que lo tuyo es el funcionariado, yo me lo pensaría. En ese caso quizás preferiría prepararme las oposiciones, conseguir plaza fija y luego ya haría el doctorado poco a poco. Si es sólo algo personal, te de igual tardar 4 años ó 15. Pero bueno, eso es sólo mi opinión.

      Esa decisión es algo muy personal que debes valorar muy bien. ¿Qué te aportaría el doctorado? ¿Te será útil? ¿Te sentirás realizada incluso si no consigues trabajo de ello?

      Piénsalo bien y si quieres, nos cuentas más adelante qué has decido o tu propia experiencia personal.

      ¡Un saludo!

      PD: ¡bonitas fotos!

      1. Gracias por tu rápida respuesta! La verdad es que tengo claro que me gusta la investigación, por supuesto estoy decidida al doctorado, la opción de oposiciones la tengo en caso de que no pueda acabar en investigación, por supuesto siempre he querido ser doctora en lo que de verdad quiero. Tu experiencia me ha servido de mucho. Si tengo suerte y consigo la beca, espero hacerlo lo mejor posible y ser buena en ello.
        Gracias!

        1. Entonces puedes estar segura de que no te equivocas. No te preocupes, nadie nace sabiendo. Empezar un doctorado implica muchos miedos y dudas, pero la inmensa mayoría de ellos están sólo en tu cabeza. ¡Seguro que lo harás genial!

          ¡Un saludo y mucha suerte!

  14. Genial historia, «bichologo»!! Se agradece que alguien cuente en primera persona lo que EL DOCTORADO significa para tu vida…
    Ahora mismo estoy acabando el master… Y tengo muy claro que me encanta la investigación…pero aquí en España no veo muchas oportunidades con el tema de Zoología – Ecología – Etología…Como a ti, me encanta el campo, y ahora estoy de prácticas con un horario tipo el tuyo y llevo menos de un mes y ya estoy reventado!! Madre mía!!! Qué opinas de ir al extranjero a hacer la tesis?? Hay algún portal que se pueda consultar? Estaba pensando, incluso, hacer un «año puente» en el que intentar publicar algo con mi director del trabajo de fin de master, sacarme algún titulo (me recomiendas algo? Estadística R, manipulación de animales, ingles avanzado…)… incluso intentar hacer alguna practica por ahí…

    Bueno, se que son muchas preguntas pero… Estoy que hiervo de nervios por ver si me va a merecer un año sin empezar doctorado y buscando alguno que, como tu dices, REALMENTE ME GUSTE!!!

    Así que gracias de antemano por las respuestas!! Y mucha suerte con la defensa de la tesis!! Ya no te queda nada!!
    Un saludo!

    1. ¡Muy buenas Diego! ¡Y muchas gracias!

      Te comento por partes:
      * Respecto a lo de irte fuera, si no te importa vivir en el extranjero, te lo recomiendo por muchos motivos: (1) Creas muchos contactos nuevos; (2) Aprendes o perfeccionas otro idioma; (3) Descubres nuevas metodologías y formas de trabajar distintas a las de tu Universidad y a las españolas; (4) Viajas y conoces mundo, que siempre abre la mente 😉 (5) Según donde vayas, puede que haya más presupuesto, más equipo y más posibilidades que en España. Pero te supone volver a construir tu vida de nuevo durante 4 años (mínimo): nuevos amigos, nueva gente, nuevo idioma… No a todo el mundo se le da bien (aunque yo nunca tuve problemas con eso :P). Y en cuanto a las posibilidades en España… Pues sí, la cosa está jodida… Pero también hay grandes centros y grandes científicos, así cómo líneas de investigación muy interesantes. Pero si puedes irte fuera, veo más interesante esa opción (¡aunque luego es difícil volver!).

      * Sobre donde informarte… Hay muchísimas páginas web que ponen ofertas de doctorados. También las propias universidades suelen publicitarlas en su web. No sé si hay portales especializados (seguramente, en internet hay de todo) pero yo hace mucho que dejé de mirar doctorados 😛 Te puedo recomendar la página de http://www.bioblogia.net, donde suelen postear montones y montones de becas predoctorales en todas partes del mundo (incluido España).

      * Si te vas a meter en investigación y piensas hacer trabajo de campo con animales… vete acostumbrando a los «no horarios» 😛 En temporada de campo suele ser así. Lo bueno que tiene es que con frecuencia la flexibilidad es en los dos sentidos: durante la temporada de campo no tienes vida, pero después el trabajo se relaja y sueles tener flexibilidad para tomar algún día libre :P. Aunque eso depende mucho del trabajo y con quién trabajes. Esas épocas de trabajo intenso son muy duras, pero al final uno se termina acostumbrando 😉

      * El año puente puede ser una estupenda idea. Puedes emplearlo para viajar, estudiar, publicar… Todo lo que te suponga enriquecerte a nivel personal y profesional. Como comenté en un post anterior, el inglés es fundamental, aunque la mejor forma de aprender es viajando 😉 Respecto al tema de R… te lo recomiendo fervientemente. Antes el SPSS era el amo y señor de los programas estadísticos… Pero R se lo come con patatas con su versatilidad y su potencia. Tiene una curva de aprendizaje algo empinada, pero merece mucho la pena. Hay muchos puestos que te exigen conocimientos de R, tanto a nivel de manejo como de programación. Si vas adelantando eso, genial 😉 El tomarte un año puente no debería tener ningún efecto negativo en tu currículo (al contrario, si lo aprovechas bien puede ser muy positivo). Y si encimas publicas algo más en el camino, mejor que mejor. El único problema sería el económico, porque no se puede vivir del aire. Si eso lo tienes controlado… adelante 😉

      Y creo que eso es todo. También te digo que te merece la pena buscar un tema que te guste, en una Universidad/país/grupo de investigación que te apetezca estar. Si no pueden ser unos años muuuuuy largos.

      Mucha suerte y ya nos irás contando qué decides y como es tu experiencia. ¡Un saludo!

      1. Muchas gracias por las respuestas!!
        Sin duda, el futuro ahora mismo no esta en España, aunque habrá que agotar todas las balas!
        Un saludo a todos y ánimo!! Y gracias por darme una opinión más de todas las que veo, escucho y leo cada día. Enriquecen mucho, a la vez que son un buen consejo…
        Ahora…empieza lo bueno.
        Gracias bichologo y a los demás!!

  15. Desde mi experiencia personal yo lo tengo claro: hay dos factores a la hora de hacer una tesis, que tu ya has comentado y que para mi son fundamentales: ELIGE MUY CUIDADOSAMENTE EL TEMA DE TU TESIS, o al menos el CAMPO DEL CONOCIMIENTO/ESPECIALIZACIÓN al que aspiras introducirte. Vas a echar miles de horas machacando y dando vueltas sobre lo mismo hasta limites desquiciantes, así que mejor que sea algo que te guste y te haga disfrutar (y aun así acabarás hasta los coj…). La otra por supuesto es que si NO ERES UN APASIONADO DE LA INVESTIGACIÓN, y no te importa sacrificar otras parcelas de tu vida y que toda tu existencia gire en torno, para y por la investigación, ni te lo plantees. Yo he conocido y tratado con cientos de investigadores de todos los continentes habitados y con el tamaño muestral que tengo me atrevo a decir que aquellos que han triunfado (y ojo, por triunfar no me refiero a un Einstein o un Darwin, simplemente ser capaces de tener una posición en algún organismo, llevar su propia línea de investigación y tal), o tienen un talento y capacidad fuera de lo normal (los menos), o directamente han consagrado toda su vida a la persecución de ese santo grial en que a veces se convierte la ciencia. Bueno, también están los que se tiran media vida lamiendo ojales hasta que llega su oportunidad de meter la cabeza (véase Universidad Española en general), pero eso es un tema ético, social y político, que no tiene que ver con lo que genuinamente hace falta para decidir si hacer la tesis o no.
    Muy buen artículo Nacho, me ha encantado!
    Saludos!

    1. Y muy bueno tu comentario, Miguel! Concuerdo al 100% con todo lo que dices. Hasta, tristemente, con el tema de la limpieza ojalística presente en la Universidad (y en la Empresa) Española. Afortunadamente, este grado de enchufismo (que nada tiene que ver con los contactos) comienza a caer levemente. Esperemos que alcance masa crítica y se acerce asintóticamente a cero (ya que dudo que pueda desaparecer por completo en España).

      ¡Muchas gracias por comentar, Miguel!

  16. Muy interesante tu blog Nacho, enhorabuena. Me siento identificado con tus experiencias.
    Desde mi punto de vista, poner en mayúscula lo de DISFRUTAR DEL CAMINO.
    Quizás también, creo que es muy importante estar dispuesto a desarrollar la carrera profesional en otros países. Los que no estuvimos dispuestos, lo tenemos complicado.

    Un abrazo fuerte

    1. Muchas gracias, Javier. Desde luego, lo más importante es disfrutar con lo que estás haciendo, especialmente cuando se trata de algo tan duro como una tesis. Y es verdad que estar abierto a trabajar en otros países te abre muchas puertas. No significa que sea la panacea, pero sí que abre nuevos caminos.

      ¡Gracias por comentar! ¡Un abrazo!

  17. Interesantísima tu historia y muy oportuna para mi actual situación. Soy bióloga y me encuentro en el preciso debate sobre hacer o no el dichoso doctorado, por un lado me resulta muy atractiva la idea de trabajar e investigar en tu propia idea, pero por otro no me siento aún preparada ni intelectual ni personalmente y me genera muchísima impotencia las escasas posibilidades en el ambiente laboral que te terminan forzando a realizar el postgrado, acomodé lugar, sobre cualquier tema, cualquier director y por supuesto, la pregunta e hipótesis ya formulada por alguien mas. ¿Hay vida después del título? ¿Que otras alternativas existen?

    1. Buenos días, Sandra. Por tu preparación, no te preocupes. El doctorado es una proceso de aprendizaje. ¡Nadie nace sabiendo ni estando preparado! Y es cierto que no tienes una libertad total de cara a planear y llevar a cabo tu investigación, sino que normalmente te integras en algún proyecto ya en marcha o que está a punto de iniciarse (pero ya diseñado). Sin embargo es un paso previo para conseguir esa libertad

      Sobre si hay vida más allá… Siempre hay vida. Tanto después de la tesis, como del postdoc… Como si decides abandonar la rama de la investigación o afrontarla solamente como técnico. Las posibilidades son tan variadas como nuestro ámbito de estudio: la vida. No todas son fácil (más bien ninguna :P) pero están ahí. Desde las oposiciones, la educación, montar tu propio negocio, reinventarte, explorar ramas cercanas, como la fotografía de naturaleza, el ecoturismo o la consultoría medioambiental. Y son sólo ejemplos de una lista tan grande como puedas imaginar. Lo importante es tener claro lo que te gusta y confiar en ti misma. Lo demás, tarde o temprano llega.

      Un saludo y mucho ánimo, Sandra. Y ya nos contarás qué decides sobre la tesis y cómo va siendo tu experiencia

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}

Apúntante a la lista de correo

Y llévate el PDF "5 razones por las que un blog impulsará tu empleabilidad en biología"