junio 2

Cambios de rumbo en biología: ¿audacia o imprudencia?

40  comments

La semana pasada te comentaba lo difícil que es elegir por dónde decantarte laboralmente y te daba algunas claves para decidirte. Las dudas son normales, porque la Biología es una ciencia enormemente amplia, a la par que fascinante, con muchas más salidas laborales de las que uno piensa. Sin embargo, una vez elegido lo que te gusta no terminan ahí los problemas. Lo más normal es que te gusten varias cosas a la vez. Pero no puedes dedicarte a todas… ¿O sí?

Hoy voy a hablarte de las ventajas e inconvenientes de cambiar de dirección durante tu trayectoria profesional. ¿Es bueno cambiar de una área a otra? ¿Puedo cambiar de objeto de estudio o de disciplina? ¿Hasta qué punto es bueno para mi currículo probar distintas ramas? Acomódate que esto va para largo 😉

cambios_rumbo

Cuando todo te gusta

Si eres de los que se preocupa porque no sabe si alguna otra rama de la biología puede resultarte tanto o más fascinante que la que ahora ocupa tus anhelos o tu tiempo, entonces este post es para ti 😉 Pero quizás seas uno de esos afortunados que siempre han tenido claro lo que quieren hacer y estás en el camino directo para conseguirlo. Entonces, en ese caso, también te interesa seguir leyendo este post 😛 Y es que, como te irás dando cuenta, no es lo mismo hacer algo por afición que dedicarte a ello en cuerpo y alma. Y cualquier trabajo, por bonito que sea, llega un momento en que te puede llegar a saturar.

A quienes nos apasiona la Biología es muy raro que sólo nos guste algo concreto. Esto es así por una sencilla razón: en Biología, como en la propia vida que estudia, todo está relacionado. Hay interconexiones en todas partes, no hay compartimentos estancos. Hasta los más grandes especialistas de una determinada materia necesitan de elementos de otras ramas (y de otras disciplinas distintas a la biología) para llevar a cabo su trabajo.

Esto es una enorme ventaja para la persona curiosa, que disfruta aprendiendo, experimentando y descubriendo nuevas cosas (y si estás leyendo este blog seguro que eres uno de ellas). Sin embargo, el tener tanto dónde elegir puede generar cierta ansiedad:

¿Me estaré perdiendo algo más interesante? ¿Y si hay algo mejor que lo que estoy haciendo? Es que me gustan tantas cosas…

Puedes relajarte. No sólo vas a tener que probar distintas áreas durante la carrera y, especialmente, durante tu desarrollo profesional, sino que seguramente te verás obligado a ellos, ya sea por avatares del destino, por imposición de las circunstancias o por una meditada decisión persona.

¿Por qué cambiar?

Ya reza el dicho «Más vale malo conocido que bueno por conocer» y por algo le llaman sabiduría popular, ¿no? Pero eso quizás valdría hace un par de décadas, cuando lo normal era comenzar a trabajar en una empresa o en una institución y hacerlo allí durante el resto de nuestros días. Si tenías suerte y era el trabajo de tu vida lo disfrutabas. Si por el contrario te habías equivocado en tu elección, estabas bien jodido.  Sin embargo, hoy en día la situación es muy distinta. Todo evoluciona a una velocidad enorme. Internet nos ha conectado con literalmente cualquier parte del mundo, difuminando los límites y las fronteras geográficas. Nunca tanta información ha estado tan al alcance de nuestra mano, a un par de clics de ratón (o en una pantalla táctil).

Este mundo de vertiginoso cambio nos ha abierto nuevas puertas al modo en que se relacionan empleado y empleador, así como nos ha proporcionado muchísima más información sobre múltiples campos, favoreciendo la multidisciplinaridad tanto en equipos de trabajo como a nivel personal. De este modo estamos más preparado para todos esos cambios a los que nos enfrentamos y, de paso, alimentamos nuestra curiosidad 😛 Esta accesibilidad a la información nos permite explorar nuevas ramas y disciplinas a un coste muy bajo tanto en términos de tiempo como de dinero. Antes, cuando necesitabas algo relacionado con otra disciplina consultabas a un experto. Ahora se lo puedes preguntar a Google 😛

Esta curiosidad puede llevarnos a querer profundizar en nuevos áreas que se han cruzado en nuestro camino mientras realizábamos algún proyecto. Lo normal es que se trate de algo cercano a lo que ya estás realizando, o simplemente una oportunidad que te surge de forma tangencial debido a la naturaleza de tu trabajo. Sea como fuere puede ser la chispa necesaria que ponga en marcha el motor del cambio.

Por otra parte, muchas áreas de la Biología conllevan una enorme dedicación en términos de tiempo y esfuerzo. Los horarios de 35 a 40 horas semanales y fines de semana libres son más la excepción que la norma en numerosas ramas, especialmente en la empresa privada y en el mundo de la investigación. Y eso puede ser agotador, sobre todo a nivel mental. Así que determinadas situaciones de estrés prolongado pueden convertir el cambio de rumbo en una cuestión prioritaria para la propia salud de uno 😛

Finalmente, a veces es cuestión de azar que te surja la oportunidad de cambiar a un área totalmente distinta a la que llevas trabajando hasta ahora. Tal vez pierdas tu trabajo y encuentres uno nuevo, tal vez sea alguna oferta que mejore tu situación actual. Sea como fuere, es algo que no depende enteramente de ti y aparece en el momento justo.

¿Cualquier cambio es válido?

Sí y no. Me explico. Habrá veces que no te quedará opción, independientemente si ese cambio es coherente con el resto de tu trayectoria profesional. Pero si el cambio es muy grande y es voluntario deberás sopesar cómo se adapta a tu trayectoria profesional. Recuerda que la línea que separa a un profesional generalista y adaptativo de uno cuyo currículo es un rosario de cosas sin sentido puede llegar a ser muy difusa a veces.

En general, los cambios pueden ser sanos, pues ayudan a completar tu currículo con nuevas habilidades y conocimientos. Sin embargo, tienes que intentar que esas nuevas habilidades y esos nuevos conocimientos estén hilados de alguna forma con los que ya poseías, que los complementen. Un cambio siempre debe sumar, debe hacer que cualquier transición en tu currículo sea suave, lógica, y no crear compartimentos independientes, experiencias totalmente aisladas la una de la otra. Porque eso resta eficacia a tu currículo profesional en la inmensa mayoría de los casos (¡aunque no en todos!). ¿Quién dijo que esto fuera fácil? 😛

En mi currículo, por ejemplo, no viene mi primer trabajo de tres días como técnico de hardware montando ordenadores 😛 Sí, la informática es muy importante hoy en día, pero obviamente desentona con el tipo de trayectoria hacia la que he pretendido enfocar mi carrera. Y, sin embargo, en mi currículo sí que aparece este blog, a pesar de que se aleja bastante del resto de mi trayectoria profesional. Pero, aunque distante, sí que ofrece información importante y relacionada con mi trayectoria: conocimiento de internet, interés por la divulgación, una experiencia profesional demostrada en los posts, un conocimiento de la profesión, una capacidad de adaptarme a las nuevas herramientas de hoy en día. Y además encaja con mi nuevo objetivo 😉

Tipos de cambio

No todos los cambios son igual de importantes ni tienen las mismas consecuencias sobre tu carrera. Se podrían clasificar de un montón de formas distintas, pero para hacernos una idea usaré esta sencilla clasificación:

1. Cambio de modelo de estudio

Típico del ámbito de la investigación, cuando estás estudiando la misma disciplina pero cambias tu objeto de estudio. Por ejemplo, alguien que ha estado estudiando ecología evolutiva en aves y de repente da el salto y comienza a hacerlo en peces. Puede parecer un gran cambio, pero no es así. Sigues usando las mismas herramientas y sigues estudiando las mismas cosas (o similares :P). Eso sí, puede requerir de un periodo de adaptación al nuevo bicho o planta en cuestión, pues cada especie modelo tiene sus propias particularidades.

Pero en el fondo, a nivel curricular, el cambio no es tan grande. Muchos científicos estudian diferentes especies tanto secuencial como simultáneamente. Y no todos los organismos son igual de útiles para estudiar determinadas cosas. Por eso puedes verte obligado a cambiar de especie de cuando en cuando ;). Y esto es válido no sólo en ciencia, sino para cualquier tipo de trabajo que emplee distintos elementos para conseguir fines similares (por ejemplo, censar distintas especies de mamíferos para una consultoría mediomabiental o aplicar distintas metodologías didácticas para transmitir los mismos conceptos a públicos diferentes).

2. Cambio de rama o disciplina

Estos tipos de cambios pueden ser más o menos grandes, en función de lo mucho o poco que se aleje de tu trabajo original. Generalmente, estos saltos se suelen producir por algún enfoque multidisciplinar que te hace interesarte por otro materia o línea de investigación distinta a la tuya.

Estos cambios pueden ser muy interesantes por dos motivos: primero la novedad, que suele dar una buena dosis de energía y curiosidad; segundo la ampliación de tu currículo. El moverte en diversos campos relacionados demuestra tu adaptabilidad y tu capacidad para integrar conocimientos desde distintas áreas.

Sin embargo, tampoco es cuestión de ir de flor en flor. La variedad está bien en el currículo, no así el caos. Procura que tu línea de trabajo o de investigación siempre siga una línea definida, aunque tengas algunas en paralelo.

Lo mismo se aplica a la empresa privada (y en cualquier otro ámbito de la Biología). Si estás en el ámbito de la consultoría, por ejemplo, tienes una gran variedad de opciones disponibles, cada una con su propia metodología: evaluación de impacto ambiental, elaboración de modelos en GIS, censos de distintos tipos de fauna y flora, pescas eléctricas, radioseguimiento… Estaría bien poder ser un especialista en todas ellas, pero es casi imposible. Intenta centrarte en algunas, a ser posible relacionadas entre sí, como por ejemplo censos de mamíferos terrestres, de desmán ibérico, de nutria… No seas simplemente aprendiz de todo y maestro de nada. Especialízate en alguna disciplina.

3. Cambio de área.

Estos cambios son más grandes y drásticos. Entre las razones que te pueden llevar a dar ese tipo de saltos están el propio mercado laboral, altamente inestable y conflictivo. Pero también puede ser una decisión personal, fruto de la falta de motivación, que te lleve a dar un nuevo rumbo a tu vida.

Hay que tener cuidado con este tipo de cambios porque, si no lo realizas correctamente, puede que tengas que empezar de cero tu currículo (o casi). Y es que, dadas las diferencias entre estas áreas, el orden en que realices el cambio puede ser muy importante: la experiencia ganada en un área A puede ser útil (total o parcialmente) en otra área B. Pero si el salto se produce de B hacia A quizás la experiencia no tenga por qué ser aplicable. Te explicaré mejor con un ejemplo:

Si estás trabajando en la Academia y decides pasarte a la empresa privada, toda la experiencia que has adquirido en la redacción de textos formales, búsqueda de bibliografía, manejo de animales, elaboración de proyectos, publicaciones científicas… podrían resultarte valiosas en tu nuevo empleo. Sin embargo, si provienes de la consultoría, por ejemplo, mucha de la experiencia acumulada no te será útil en términos académicos, igual que muchas de las publicaciones, que son en revistas divulgativas fuera del JCR.

Igual ocurre si vas desde la Educación a la consultoría medioambiental, o desde la educación a la academia. Muchos de los logros que hayas hecho en tu carrera no te servirán para el nuevo rumbo y tendrás que hacer tabula rasa y comenzar de nuevo. Por ese motivo es muy importante tener claro si a nivel laboral te va a merecer la pena ese cambio. Te juegas mucho en ello.

4. El cambio radical.

Aunque parezca mentira, este tipo de cambio es mucho más común de lo que piensas. Muchas veces nos encontramos en un callejón sin salida, en una situación que no nos gusta, encerrados en un trabajo que no nos llena o que nos impide realizarnos a nivel personal porque devora nuestro tiempo y nuestro ánimo. O simplemente, nos damos cuenta de que nos hemos esquivado y que hemos seguida la dirección equivocada.

Esto suele implicar un cambio de dirección dramático en tu carrera laboral, algo que no tiene nada que ver con lo que has hecho hasta ahora. En esto momentos, sin embargo, la coherencia del currículo es lo de menos. El cambio se convierte en algo vital per se. Nuestra vida, nuestro bienestar, nuestra paz mental, dependen de ello. Mucha gente teme a este tipo de cambios (con razón), quedándose paralizados por el miedo y dejándose llevar por la situación, que finalmente se perpetúa en el tiempo. Pero a veces son fundamentales y pueden encerrar la clave para recuperar nuestra vida.

Mi experiencia personal

Desde que comencé la carrera me gustó el mundo de la investigación. Di mis primeros pasos en la Academia gracias a mi colaboración con el grupo de investigación de biología evolutiva que había en mi universidad. Descubrí que aquello me gustaba y estuve colaborando con ellos hasta que terminé la carrera. Pero entonces llegó mi primer cambio: una oferta de trabajo en la empresa privada, en una consultoría ambiental. Estuve varios meses colocando cajas nidos para paseriformes en el Parque Nacional de Monfragüe y para carraca (Coracias garrulus) y primilla (Falco naumanni) en otras zonas protegidas de Extremadura. Fue una experiencia interesante, tanto a nivel personal como para hacerme una idea de todo lo que se cuece en el ámbito laboral (lo bueno y lo malo).

Sin embargo, la investigación me seguía llamando y surgió la posibilidad de irme a hacer el doctorado a Bolivia (segundo cambio y vuelta a la Academia). Por diversos motivos, incluida un pequeña revolución justo donde me iba a quedar, tuve que abandonar esa idea, así que hice mi primer intento de conseguir una beca predoctoral de Formación del Personal Investigador (FPI) en España pero sin éxito (quedé el segundo). Sin embargo, sí que conseguí un puesto de técnico de apoyo a la investigación en la universidad de Granada. De ahí fui hilando puestos de técnico y becas hasta lograr la ansiada FPI y con ello, iniciar el doctorado soñado. Ahí me mantuve varios años y fue cuando me formé realmente como investigador, interesándome también por  la competencia espermática (tercer cambio)  Hasta que llegó la crisis y las circunstancias me obligaron a aceptar una trabajo en una consultoría medioambiental (cuarto cambio), ya que se me acababa la financiación de la beca y no había muchas opciones de hilar con otra.

La época en la consultoría me sirvió para desintoxicarme de la carga personal y anímica que me había supuesto los últimos años del doctorado. Aprendí mucho en este nuevo campo y me hizo crecer como profesional, mientras seguía con la tesis y publicando como co-autor de cuando en cuando, además de asistiendo a algún congreso.  Finalmente terminé con la tesis y ahora mismo me encuentro en un nuevo proceso de cambio (el quinto ya) que aún no sé dónde me llevará. Muchas cosas en el horizonte pero todas por definir aún jeje.

Personalmente, estos cinco cambios (sin contar las veces que he cambiado de especie de estudio :P) me han aportado muchas muchas cosas, todas positivas. Bien es cierto que buena parte de lo que he hecho en la consultoría ambiental no me ha valido para mi currículo científico, pero sí como profesional de la biología. Sin embargo, muchas de las cosas que he aprendido y de las habilidades que he desarrollado en mi trabajo en la Academia me resultaron muy útiles en la consultoría. Y es más, si ahora me decidiese a dedicarme a la educación, por ejemplo, todo lo aprendido y logrado hasta ahora en todos los ámbitos me sería muy útil de cara a aplicarlo a las clases.

Hoy en día estoy en un proceso de profundo cambio y este blog es hijo de este tiempo. Mis objetivos han cambiado radicalmente, como lo han hecho mis prioridades. Estoy sumido en medio de un giro radical y profundo. Un cambio para el que, curiosamente, todos mis anteriores trabajos me han preparado, incluso sin yo saberlo. Porque siempre he perseguido mi objetivo, porque siempre me he mantenido fiel a él. Y es que lo más importante no son los objetivos, sino el camino que recorres para llegar a ellos.

Concluyendo

Como ves, no existe una camino bueno ni marcado. Todo depende lo que nosotros busquemos conseguir, de a dónde queremos llegar. Es muy importante empezar a plantearse estas cosas desde la carrera, por muy pronto que te parezca. Conozco a gente que ha estado trabajando muchos años en investigación, hicieron un doctorado por ser la salida natural y finalmente decidieron dejarlo todo por completo. Pero se han encontrado que, más allá de la carrera y la investigación, no tenían experiencia en nada más, no sabían qué otra cosa podrían hacer. Y te aseguro que no quieres ese futuro para ti.

¿Esto significa que debes elegir sí o sí el primer año de carrera y obcecarte en ello? No y rotundamente NO. En lo que te tienes que centrar es en pensar qué quieres hacer, qué es lo que realmente te gusta, lo que sueñas estar haciendo de aquí a 10, 20, 50 años. Pero no te agobies por el tiempo porque, como te he dicho, ese objetivo que te marques no estará escrito en piedra, irá cambiando con el paso del tiempo, igual que cambiarás tú. Pero sí debes centrarte en algo que de verdad te apasione en este momento. La carrera es el mejor momento para experimentar, para probar, para aprender. Y para dar los primeros pasos en la dirección adecuada.

Sí, hay posibilidades de cambiar de rumbo, y a veces es muy saludable, laboral y anímicamente hablando. Pero siempre y cuando tengas claro que te mantienes en la dirección que quieres recorrer. Siempre que seas consciente de adonde vas y siempre que no te dejes llevar simplemente por impulsos o consejos ajenos a lo que realmente persigues.  Si eres fiel a ti mismo estos cambios vendrán solos y de forma natural. Prueba, experimenta, arriesga, pero no vayas como pollo sin cabeza.

Si para conseguir tu objetivo tienes que hacer un cambio radical, no lo dudes y hazlo. No tengas miedo. Podrá salir bien o mal, pero si es algo que realmente quieres, algo que realmente necesitas, te será enormemente útil y aprenderás mucho en el proceso. Pero lo más importante de todo es que estarás tomando el control de tu vida, estarás tomando la iniciativa frente a las circunstancias. Y esa sensación no tiene precio, créeme 😉 Y sobre todo, graba esto a fuego en tu cabeza: Nunca es demasiado tarde para hacer lo que realmente quieres.

Ahora te toca a ti contarme qué opinas de los cambios. ¿Crees que cualquier cambio es bueno? ¿Has hecho algún cambio de rumbo importante en tu carrera? ¿Estás sufriendo ahora algún proceso de cambio de los que describo en este artículo? Cuéntamelo y compártelo con el resto de los lectores. Seguro que mucha gente está en la misma situación que tú y entre todos podemos ayudarnos 😉

¿Estás cansado de buscar trabajo como hasta ahora sin resultado?

Suscríbete y consigue gratis el PDF "5 Razones por las que Un Blog Aumentará tu Empleabilidad como biólogo" para acercarte al trabajo de tus sueños.


Tags

biología, carrrera, ciencia, decisión, investigación, motivación, trabajo, universidad


You may also like

[Entrevista] Talento Remerckable, con Paz Alvarado

Manejando un blog de biología: las redes sociales

No seas tímid@ y deja un comentario
Laura Cancelar la respuesta

Your email address will not be published. Required fields are marked

  1. Buenas Nacho, soy estudiante de Biología y este año termino la carrera y no sé muy bien a qué dedicarme. Me gusta mucho la naturaleza y el campo. ¿Me recomendarías hacer algo relacionado con gestión ambiental?

    Reply

    1. ¡Hola Elisa!

      En primer lugar, perdona la tardanza en contestar, pero es que por alguna razón el servidor clasificó tu mensaje como Spam y no lo he visto hasta ahora. ¡Mis disculpas! 🙂

      Respecto a tu pregunta, la gestión ambiental es apasionante y tienes distintas salidas, desde el sector terciario, ONGs y conservación hasta la gestión de espacios naturales protegidos.

      También te digo que es un área con mucha demanda y aunque en general el sector ambiental está creciendo mucho también lo está haciendo la cantidad de profesionales que quieren entrar en él.

      Pero como todo, al final cuenta la estrategia que emplees. El mundo laboral ha cambiado y por tanto tiene que cambiar nuestra forma de buscar trabajo: una fuerte presencia online, una potente red de contactos profesionales y mucha proactividad e iniciativa, moverse mucho… todo son herramientas fundamentales que pueden ayudarte a incrementar enormemente tu empleabilidad.

      El sector ambiental puede perfectamente ser tu sitio si estás dispuesta a trabajar duro para conseguirlo 🙂 No será un camino fácil ni rápido, pero seguro que será apasionante y aprenderás y vivirás grandes cosas mientras lo recorras 🙂

      ¡Un saludo!

      Reply

  2. Hola Nacho, me encantan tus posts y tu carrera profesional la verdad es que es un ejemplo para muchos.
    Me llamo Christian, ya te he enviado algún correo hace un tiempo jeje.
    Me ha gustado mucho el post porque justo ahora me encuentro en una situación como esa. El año pasado mi carrera dió un vuelco cuando dejé mi trabajo como técnico de calidad porque no me llenaba. Sin creer que iba a salir nada me fui a Inglaterra y alli conseguí una plaza en Costa Rica con asistente de investigación desde Febrero hasta este Agosto.
    Ahora estoy de nuevo en España y ya tengo el vuelo para irme otra vez ya que después de 3 meses aquí sigo sin encontrar nada. La gente me dice que estoy loco ya que las condiciones económicas con las que me voy no son muy buenas pero he decido intentarlo una vez más y ver si consigo establecerme un tiempo allí con proyectos de educación ambiental y conservación.
    Sólo añadir que soy de esos que piensa que si aún eres jóven no es tarde para arriesgar pues hay mucha vida para recuperarse en caso de que no salga bien tu plan. El problema es que este es un mundo en el que sin dinero a veces poco puede hacerse y se transforma en una limitación grande muchas veces.
    Esperemos que en un año pueda decir que estoy mejor que ahora y con el sueño realizado.
    Un gran saludo y te mando una gran felicitación por este blog que por lo menos a mí me encanta.

    Reply

    1. ¡Hola Christian!

      Sí, recuerdo tu correo 😉

      Muchísimas gracias por compartir tu experiencia. Yo creo que nunca es tarde para intentar mejorar nuestra propia vida, hacerla más disfrutable y más intensa 😉

      Muchas gracias por compartir con nosotros tu propia experiencia y tu punto de vista. ¡Y vuelve a escribirnos si hay algún cambio! Siempre es bueno conocer historias de otras personas, que siempre soy yo el que está aquí soltando el rollo en el blog 😉

      ¡Un saludo y mucha suerte con Costa Rica!

      Reply

  3. Buenas bichologo, justamente estoy en esa etapa de querer pisar nuevas áreas, particularmente me agrada la neurociencia soy biólogo pero esta en mi proyecto estudiar psicología de hecho la psicología usa tanta biología que me sentiré en mi salsa y no importa el tiempo lo importante es disfrutar de lo que hagas y ser biólogo ya se disfruta por naturaleza, todo es biología, vayas donde vayas donde vayas la biología está implícita 🙂 buen post y de mi parte les digo que si sienten que hay cambiar que se animen el peor fracaso es no intertarlo

    Reply

    1. ¡Hola Ivan!

      Estoy totalmente de acuerdo contigo. No intentar algo que realmente te apasiona es ya de por sí un fracaso. Siempre te quedará la duda de qué habría sido y de cómo sería tu vida si al menos lo hubieses intentado.

      Eso no implica que haya que dar un salto sin red, pero sí que es importante dominar ese miedo al cambio y desterrar frases como «soy demasiado mayor» y hay que saber adaptarse a las distintas situaciones que se nos presenten, espacialmente en un mercado laboral tan dinámico y en contínua evolución como el que tenemos hoy en día

      ¡Un saludo y gracias por comentar!

      Reply

  4. Hola! No he podido evitar leerme todos los comentarios después del artículo y ver que muchas de las historias son inspiradoras.
    Os contaré la mía (que prometo que no es larga puesto que acabo de salir del nido jaja). Yo me gradué en 2015 en Biogía em Barcelona y aunque empecé la carrera pensando que sería una Bióloga de Bota, al llegar a 3ero y descubrir Microbiología me di cuenta de lo mucho que me apasionaba el mundo microscópico. Tanto fue así que mis prácticas curriculades las cursé en un laboratorio de Microbiología Clínica muy conocido en España y gracias a eso, al finalizar la carrera, tuve la suerte de poder entrar a otro laboratorio como Técnica de Microbiología.
    La diferencia residía en que éste 2ndo era del ámbito farmacéutico y lo pasé realmente mal por el ambiente que se respiraba. De echo, llegó un punto en que tuve que dejarlo porque se me estaba yendo la salud detrás de un trabajo que no me llenaba. Entonces decidí que nunca volvería a entrar en ningún departamento de Microbiología de ningún laboratorio farmacéutico. A principios de 2016 estuve trabajando en otra cosa que nada tenía que ver con mi carrera y en lo que me sentía aun peor y más perdida hasta que a mediados de año tuve la oportunidad de volver al ring con los microbichos. Y no me lo pensé. Y Adivinad. En un laboratorio farmacéutico. Menudo cambio, pensaréis. Pues gracias a ellos y a lo feliz que me sentí y lo mucho que aprendí en mis días en éste 2ndo laboratoeio (y hasta la fecha, el mejor en el que he estado) en pocos días empiezo un máster relacionado con la indústria farmacéutica. A pesar de eso, el máster está relacionado con el ámbito de los análisis clínicos (es algo que me chifla y de lo que nos hablaron más bien poco en la carrera y cabe mencionar que yo he echo de «conejillo de indias» en algun que otro análisis clínico para medicamentos e incluso para ¡una vacuna que a día de hoy está en el mercado!.). No os mentiré, aunque no se dónde me va a llevar y tengo un poco de miedo, voy a ir desvelando las X de la equación con más ilusión que nunca porqué creo que también puede ayudarme el día de mañana si quiero seguir con mis microbichos o si quiero… qué se yo: convertirme en una CRA maybe? 😉

    P.D:Bichólogo gracias a tu blog cada día me siento más orgullosa de decir en voz bien alta que soy bióloga y poder aprender a través de las lecturas de tus posts!
    P.D.D: al final he escrito una minibiblia…jeje

    Reply

    1. ¡Hola Alba!

      Muchísimas gracias a ti, por compartir tu historia. Yo os puedo contar muchas cosas en el blog, pero al fin y al cabo, es solo mi propia experiencia. Que gente como tú se atreva a compartir la suya es de muchísima más ayuda de lo que os imagináis. Como en todas las situaciones, en grupo se pueden lograr muchas más cosas que si las hago yo sólo. Así que muchas gracias por tu historia, que te aseguro que no sólo es inspiradora, sino que, además, es un perfecto ejemplo de que los cambios a veces te llevan por caminos nuevos que, aunque inesperados, pueden desembocar en una nueva vocación.

      Mucho ánimo y sigues despejando incógnitas en esto de la biología, que es toda una aventura en sí mismo. Y para mí es un auténtico placer si con mi blog, mi experiencia y mis palabras, puedo poner mi granito de arena para ayudaros, motivaros y orientaros 🙂

      Reply

  5. Por dios, no sé si soy uno de esos genios o qué pasa. Estoy haciendo 2Bato científico actualmente aquí en España, en la rama de ciencias de la salud. Desde pequeño me gustó tanto la naturaleza que mi padre tuvo que dejar de cazar por mí. Actualmente, estoy rebuscando toda la información posible sobre la Ecologia, si hay carreras de eso, trabajo, equipos, etc. pero no veo gran cosa, a la mayoría les preocupa la biodiversidad y no esto(totalmente respetable) pero me gustaria que no ignorasen esta rama, que nos va a abocar al desastre en unos años. Por ultimo, me gustaría saber tu opinión y el estado de la ecología en la comunidad cientifica.( también que carrera estudiar, biología, ccaa, bioquímica, etc) gracias por este magnifico blog!

    Reply

    1. ¡Hola M. Angel!

      En todas las Universidades hay asignaturas sobre Ecología (que no hay que confundir con ecologismo, como mucha gente hace). Pero la Ecología como rama es tremendamente amplia, por lo que se subdivide en numerosas disciplinas (muchas, a su vez, interrelacionadas entre ellas): ecología evolutiva, ecología comportamental, ecología de la conservación…

      Si te gusta la Ecología, puedes llegar a trabajar en ello desde cualquiera de esas ramas, todo depende de qué es lo que te guste realmente. Yo, por supuesto, te recomendaría Biología, puesto que es de la que emanan todas las demás, salvo que te quieras dedicar en concreto a alguna de esas carreras.

      Está complicado encontrar trabajo en cualquier área, pero la Ecología, entendida ampliamente, goza de buena salud a nivel científico. Sólo tienes que echar un vistazo a la cantidad de publicaciones y congresos relacionados con ella.

      Intenta buscar en campo más concretos que la Ecología per se. Y no dudes que la biodiversidad está profundamente relacionada con la ecología 😉 No te quedes en el sentido clásico de ecología y descubre todo lo que abarca esa fascinante materia 😉

      Un saludo y gracias a ti por estar al otro lado de la pantalla siguiendo el blog 😉

      Reply

  6. Hola estimado amigo, yo casualmente estoy atravesando un cambio de rumbo drástico, escogí la cerrera de biología por ser una apasionada de la naturaleza, la conservación ambiental y por el amor a la vida silvestre. Mi objetivo era llegar al ministerio de ambiente y desarrollar planes de gestión y planificación, pero las circunstancias en mi país han impactado mucho en la vida de los ciudadanos. Por ejemplo, el ministerio del ambiente desapareció, ya no ejerce las funciones que debería, de hecho en mi país no es prioridad el ambiente, además la biología no tiene casi ninguna salida laboral con la crisis que enfrentamos, me refiero a Venezuela, yo quisiera ejercer mi carrera pero no quiero verme sin trabajo en los próximos 5 años, de hecho muchos de mis colegas no están haciendo nada hasta la fecha, no están ejerciendo.

    Por eso me estoy decidiendo a estudiar algo que tenga mas salida laboral pues no tengo los recursos para salir de mi país a buscar mejores oportunidades. Dáme sugerencias por favor

    Reply

    1. Hola Claudia!

      La situación laboral está muy complicada en muchos sitios. Y en el ámbito de la conservación más aún. El hacer o no otra carrera es una decisión muy personal, donde yo no te puedo ayudar, ya que depende de tu situación y tus circunstancias.

      Yo siempre digo que lo mejor es perseguir lo que uno quiere, pero todos estamos condicionados por lo que nos rodea.

      Como opciones te puedo recomendar buscar organizaciones, fundaciones o asociaciones que trabajen en conservación fuera de tu país (o en el tuyo). Puedes pasar una temporada como voluntaria y hacer contactos en el extranjero. O quien sabe, no serías la primera que hace un voluntariado y se queda a trabajar 🙂 Intenta ser siempre muy proactiva: aporta soluciones, ideas, proyectos… Que destaques y te conviertas en una persona muy valiosa para ellos.

      Otra opción es hacer un doctorado. En muchas universidades hay proyectos que llevan asociadas una beca predoctoral, que te permitiría pagarte el viaje y la manutención en el país de destino. No es un camino fácil, pero hay proyectos muy interesantes por ahí. Todo es cuestión de buscar.

      Y finalmente siempre queda la opción de emprender, aunque no es un camino fácil tampoco. Pero el autoempleo es una salida cada vez más importante no sólo en biología, sino en cualquier profesión, especialmente en los tiempos que corren.

      Un saludo y mucho ánimo y suerte, elijas lo que elijas.

      Reply

  7. ¡Hola Bichólogo!

    Antes de nada decirte que me sirve de gran ayuda tu blog, ya que este año me gradúo y seré oficialmente bióloga. Muchas de mis inquietudes o mis dudas son respondidas en tus entradas y me motiva mucho sentirme identificada en algunos aspectos.

    Con respecto a esta entrada, precisamente este año, mi último de la carrera, di un cambio drástico a mi rumbo. A pesar de que me encantara la naturaleza desde pequeña, mi meta cuando me metí a Biología era ser una gran microbióloga. Así, me interesé en el departamento de Microbiología, estando en mi tercer año como alumna interna dedicándome a preparar medios y aprendiendo alguna que otra técnica. Sin embargo, este año no sabía donde me metía al decidir hacer mi TFG de investigación con dicho departamento. Es cierto que estoy contenta de haber tenido la oportunidad de hacer un TFG de investigación y que he aprendido muchísimas cosas, importantes para mi futuro. Pero no han sido los cuatro meses más felices de mi vida precisamente, quizá los más estresantes y amargantes de la carrera. Un ambiente muy áspero, competitivo y frío inundaba el laboratorio cada día, y mi motivación caía en picado. Así, cuando tuve que elegir las prácticas curriculares sentí que tenía que cambiar mi rumbo y elegir algo nuevo, probar otras cosas que también me gustaban mucho pero que había obviado. Así que escogí prácticas con una asociación naturalista que lleva a cabo acciones de conservación. Y bueno, sigue interesándome mucho ese microscópico mundo de bacterias, virus, etc, pero gracias a ese cambio de rumbo he descubierto mi verdadera vocación. Estoy apasionada con la biodiversidad y todo lo que conlleva su conservación y protección, y tengo una motivación enorme por seguir formándome y buscar oportunidades, a pesar de que sé que el camino no es fácil.

    Así que mi cambio fue temprano y acertado, por lo que me alegro de haberme dado cuenta en este momento de mi vida. Siempre hay que seguir nuestro instinto y perseguir aquello que más nos haga feliz.

    ¡Saludos de una próximamente bióloga! 🙂

    Reply

    1. ¡Hola Raquel!

      Muchas gracias por tus comentarios. Me alegra enormemente que este humilde blog te pueda servir de ayuda.

      Y respecto a tu historia… ¿Qué más puedo decir? Creo que ilustra perfectamente de lo que hablo en este artículo. A veces confundimos afición con vocación, y hasta que no probamos el trabajo en si no nos damos cuenta de que quizás no queremos pasar nuestra vida así. Pero de todo se aprende. Y es probable que tanto los conocimientos, como las habilidades que has aprendido en el mundo de la microbiología te puedan servir en tu nueva orientación. A veces, la vocación se encuentra en sitios inesperados. Pero como bien dices, sólo hay que seguir nuestro instinto y ser fieles y consecuentes con nosotros mismos.

      Un saludo y mucha suerte y muchos ánimos en tu nuevo camino. Y a celebrar el título cuando lo consigas! 😉

      Reply

  8. Hola! Esta entrada del blog resume muy bien por lo que estoy pasando. Terminé la carrera hace dos años, y me quise introducir en el mundo laboral. Por una serie de razones terminé dando clases particulares (no porque me gustase, sino porque no encontré otra cosa), y este año me decidí a hacer el master de profesorado, principalmente porque desde que empecé la carrera me decían que lo que a mí me gustaba (la rama de ecología) no tenía ninguna salida y lo que más me convenía era sacarme unas oposiciones de profesor, que son los que mejor viven.
    El caso es que terminé odiando el máster y todo lo que tiene que ver con educación y me estoy plantendo hacer el master de biodiversidad y conservación de la upo para el año, que es lo que realmente me apasiona. Me gustaría que me aconsejaras si debo tomar esta decisión porque ando un poco perdido. Gracias.

    Reply

    1. ¡Hola Braulio!

      Ese tipo de decisiones son muy personales, yo no puedo decirte si deberías dejar tu trabajo e irte a un máster de algo que no sabes si encontrarás trabajo. Las situaciones personales, profesionales, familiares de cada uno sólo las conoce uno mismo 🙂

      Dicho esto, yo, a nivel personal, siempre he creído y me he movido por la máxima de que en esta vida uno tiene que luchar por lo que realmente le gusta y le apasiona, o acabará encerrado haciendo algo que no te motiva o incluso que pueda llegar a odiar.

      Lo que yo creo que es claro es que uno no puede estar trabajando en algo que detesta o será infeliz. Una cosa es hacerlo durante un tiempo,sabiendo que tiene fecha de caducidad, como un rodeo hasta lograr tu objetivo. Y otra muy distinta pasarte la vida haciendo algo que odias. Tú piensa en cómo te gustaría estar dentro de 10 años y trata de conseguir esa visión, cree en ella. Mucha gente ni siquiera lo intenta y tiende a decir que es imposible. Quizás no la logres, pero desde luego disfrutarás el camino, aprenderás muchas cosas y quizás descubras nuevos objetivos o vocaciones que antes ni te planteabas.

      Hagas lo que hagas y decidas lo que decidas, sé fiel a ti mismo. Yo creo que es mejor equivocarse uno mismo que vivir las equivocaciones de otros.

      Un fuerte abrazo y mucho ánimo y mucha suerte con la decisión que tomes!

      Reply

  9. Si ya tiene que ser difícil especializarse dentro de la carrera, cómo puede la gente saber por que rama tirar antes de entrar?
    Quiero decir, ahora han salido mil carreras que antes debían ser másteres (Biotecnología, bioquímica, genética).
    Es bueno tanta especialización? Cómo puedes saber que quieres dedicarte a modificar ADNs el resto de tu vida con 18 años?

    Reply

    1. ¡Hola Laura!

      Personalmente, y esto es muy subjetivo, creo que se están creando demasiadas carreras que se podrían hacer fácilmente desde Biología. De hecho, en muchas ocasiones una persona que haya hecho biología y se haya ido especialización por su trabajo, su línea de investigación, sus asignaturas, etc… puede llegar de forma paralela a trabajar en lo mismo que una que haya hecho una determinada carrera.

      Para la gente que lo tenga claro desde el principio, puede elegir esa carrera. Lo malo es si luego se da cuenta de que no es lo suyo y tiene que cambiar al año siguiente. Pero bueno, en esta vida a veces acertamos y otras nos equivocamos 🙂 Siempre estamos a tiempo de enmendar su error.

      Pero más que preocuparse de hacer tantas carreras «hiperespecializadas» creo que sería mucho más importante orientar realmente a los estudiantes preuniversitario para que puedan elegir con criterio, conociendo realmente cada una de las opciones, qué es lo que implica y no decidiendo simplemente porque «esta carrera es nueva así que seguro que sales contratado» o «haz esta carrera porque tiene más salidas».

      ¡Un saludo y gracias por comentar!

      Reply

  10. Hola. Estoy tan TAN agradecida de haber encontrado tu blog. DE VERDAD. Es un milagro. Queria comentarte mi situación y que me ofrezcas tu punto de vista. Tengo 16 años y acabo de finalizar 4 de la eso de Ciencias naturales con un 9’6 de media en el curso. 10 en biologia y 10 en fyq…pero en mates un 7. Desde que era pequeña quise ser veterinaria… me compraba todoooos los videojuegos de imagina ser veterinaria..mi clinica de biologia marina….los sims veterinario…veia pelipicopata y veterinario al rescate…y esque AMO a los animales. Pero aqui en Málaga no hay veterinaria y no puedo marcharme. Asi que siempre he tenido en mente tambien la carreta de Biología, pues si te orientas en torno a los animales(a mi me gustan los animales a gran tamaño..los laboratorios no son para mi..aunq no me disgusten) supongo que de biologo es muy posible trabajar con estos MARAVILLOSOS seres. Debo especificar que me gusta sobre todo la biologia marina…los delfines y pinguinos son mi pasión. Pero tengo miedo. A pesar de tener notas brillantes y no es por presumir ni nada..tengo miedo. De que? Te preguntaras. De llegar a bachiller y estrellarme. De matemáticas…esa asignatura que adoraba pero llego una profesora que me cortó el rollo. Tengo miedo de que me queden..de suspender…de no ser brillante como quisiese. Tengo miedo de que llegue selectividad y estrellarme. Y juro que si cojo ciencias trabajaré duro como nadie y lo daré todo..pero tengo miedo de que no sea suficiente. Mis preguntas son…
    Es muy dificil el bachiller de ciencias? La quimica a un nivel de bachillerato? Las matematicas? Yo quiero vivir viajando…seria posible?
    Crees que con esfuerzo podria llegar a la nota de corte de 9 para hacer biologia? Despues de hacer biologia puedo especializarme en el mar con algun master? Crees que si estoy segura de que quiero trabajar con animales esta es mi carrera? He visto tu post de las 13 razones y me ha dado un vuelco el corazon en cada una de ellas. Espero que me aconsejes y des fuerzas. Gracias por ser un biologo tan genial.

    Reply

    1. ¡Hola Nadia!

      Me alegro mucho de que te guste el blog y ojalá que te pueda servir de ayuda. Y ahora vamos con tus preguntas 😉

      1. Un 7 en mates es una gran nota!! 😛

      2. Las notas no son tan importantes. No te obsesiones con ellas. Ser brillante es mucho más que sacar sobresalientes, créeme. Céntrate en aprender y las notas vendrán por sí mismas. No dejes que una mala profesora te haga dudar de ti y de tus capacidades 😉

      3. El bachillerato de ciencias es difícil, no nos vamos a engañar. Pero desde luego no es imposible (la carrera sí que será mucho más difícil que el bachillerato :P). Pero eres una chica muy inteligente, no te preocupes y lánzate a por ello sin dudarlo. Ya verás que nunca es tan fiero el león como lo pintan 😉 Con tu capacidad y un poco de esfuerzo lo aprobarás sin problema… ¡Y con nota!

      4. La biología, potencialmente, te permite trabajar con cualquier ser vivo jeje Ahora, tendrás qué descubrir qué quieres hacer e ir a por ello contra viento y marea. La Biología es una ciencia apasionante, pero es complicado tener éxito. Pero eso no debe de atemorizarte, debe servirte como impulso para superar esas dificultades que ya sabes que van a estar ahí.

      5. En algunas sitios puedes especializarte en biología marina en la misma carrera (de hecho, creo que en algunos sitios está como carrera independiente, no estoy seguro). Y sí, seguramente haya masters sobre el tema. Pero tampoco te agobies con ello. En Biología uno se especializa sobre todo trabajando. Los masters no son más que una herramienta más. Infórmate de si en tu universidad hay algún grupo de investigación relacionado con los cetáceos y en cuanto comiences la carrera ponte a trabajar con ellos. Fórmate en cursos sobre estos animales, ve a congresos, haz voluntariados… Y poco a poco irás encaminando tu carrera y tu perfil profesional a eso. Y si llegado el momento te hace falta el master, pues lo haces. Pero a lo mejor antes de tener que decidirlo ya has empezado a trabajar con ellos 😉

      6. Dependiendo de en qué trabajes, en biología hay que viajar mucho sí: congresos, voluntariados, estancias en el extranjero… Más luego el hecho de irse a estudiar el doctorado fuera, por ejemplo (que siempre es una posibilidad). Pero no es algo que te vaya a venir sólo. Tendrás que estar atenta a las oportunidades y trabajar mucho 😉

      7. Yo no te puedo decir si la biología es tu carrera o no, eso sólo lo puedes decidir tú. En el blog te cuento lo bueno y lo malo que te vas a encontrar en la carrera: el choque y la pequeña decepción de los primeros años, al tener mucha física, mucha química y mucha matemáticas; el esfuerzo, sacrificio y dedicación que te exigirá la carrera primero, pero después la profesión; el desánimo que a veces te puede invadir o la mala situación laboral; pero también está la pasión, el disfrute, la intensidad de las experiencias que te aporta, la forma en que te cambia la vida y la forma de ver el mundo. Si te ha dado un vuelco al leer mis 13 razones quizás sí que sea este tu camino 😉

      Mi consejo es que te leas los distintos posts del blog, donde hablo sobre muchos aspectos buenos y malos de la carrera. Que intentes imaginarte exactamente que te gustaría estar haciendo dentro de 10 ó 20 años (en qué trabajarías, donde, con qué…) y te lo pongas como meta y trabajes para conseguirlo. Y si todo ello te lleva a estudiar biología, que lo hagas sin dudarlo. Pero si te lleva por otro camino (cercano o distante) hazte caso de tu instinto 😉

      No te preocupes de las notas y el fracaso y céntrate en conseguir aquello que deseas 😉 Cuando uno está tratando de hacer realidad sus sueños el desánimo y la dificultad dejan de ser tan importantes 😉

      Un saludo y ya nos contarás qué vas decidiendo 😉 Gracias a ti por ser una lectora tan genial 😉

      Reply

      1. Ha sido un placer y un tot chute de ánimo leer esto. No puedo estar más contenta de haber encontrado este rincón de biología tan fantástico! Yo en 10 años me veo entre cetacros y tiburones en alguna costa de este mundo…y la verdad ire hasta donde haga falta para ello. Muchas MUCHAS gracias por todo ???????? Seguiré por aquí, leyendo y bombardeando con mis curiosidades y mis dudas ????

        Reply

        1. ¡Me alegro Nadia!

          Seas bienvenida 😉 Y no te cortes en preguntar o en sugerir temas para que hable aquí. Cuánto más sepa de vuestras dudas y necesidades, más útil será el blog para todos vosotros 😉

          Muchas muchas gracias por estar al otro lado 😉

          Reply

        2. Hola Nadia y Bichólogo!

          Soy una gran seguidora de este blog. Me ha encantado este post y me he sentido muy identificada con Nadia, de cuando yo estaba en su misma situación.

          Cuando estaba en el instituto tenía claro que me encantaban los animales y el mar y estaba siempre debatiéndome entre estudiar biología marina o veterinaria. También tenía buenas notas en las asignaturas y me metí en el bachillerato de ciencias.

          Tuve la desgracia de tener malos profesores en química, y en la PAU mi mejor nota fue en Lengua pero aún así me animé a estudiar biología y aunque me estrellé un poco con química he ido sacando las asignaturas (no año por año ni con un expediente brillante) y ahora mismo estoy a punto de terminar.

          Al escoger biología siempre me quedó la espinita de no haber hecho veterinaria y con el cambio ha grado tuve la oportunidad de conocer un centro de recuperación de animales cerca de la universidad y he hecho las prácticas ahí. Con eso redescubrí mi pasión: trabajar con animales, así que el año que viene quiero hacer un máster de gestión de la fauna silvestre que está orientado tanto a gente de biología como de veterinaria.

          Al final me he dado cuenta de que no me arrepiento de haber hecho biología en vez de veterinaria porque me da un punto de vista diferente y he aprendido muchísimas cosas que me habría perdido si hubiese escogido veterinaria.

          Por supuesto está ha sido mi experiencia personal. Pero lo que sí quiero reflejar con ella es que se puede llegar a un mismo punto desde varios caminos diferentes y ninguno es mejor que el otro sino que te aportarán puntos de vista distintos.

          Espero que te ayude a decidir.

          Un saludo a los dos

          Reply

          1. Perdón por las faltas de ortografía, me emocioné escribiendo y no me fijé en que el autocorrector puso lo que le dió la gana ^^’

            Reply

          2. ¡Hola Diana!

            Totalmente de acuerdo contigo. Los único caminos marcados que existen son los que nos imponemos a nosotros mismos.

            Tu historia es la de mucha gente (incluido yo). Y es que, haciendo algo que nos gusta vamos descubriendo nuevos campos, nuevas áreas, y nos aporta ópticas y puntos de vista distintos que nos sirven para complementar y completar nuestra experiencia, tanto personal como profesional.

            Ya he comentado en alguna ocasión que siempre quise ser paleontólogo, pero por diversas razones terminé en biología (¡que me apasionaba!). Y al final, sin que antes me hubiese llamado nunca la atención, he pasado la mayor parte de mi vida profesional trabajando con aves, que además se ha convertido en una pasión y en una forma de ocio, ya que siempre que puedo salgo de pajareo a ver aves. Y que, como en tu caso, tiene algo de circular, ya que las aves son los dinosaurios de hoy en día 😉

            Muchas gracias por compartir tu historia con nosotros. Te aseguro que hay mucha gente en la misma situación a la que habrá ayudado mucho 😉

            ¡Recibe mi más cordial saludo!

            Reply

  11. Justo en el momento menos esperado y de mayor necesidad, este blog cayó en mis manos. Saber que hay otras personas que han pasado por «ese cambio», te hace sentir que no estás solo y que siempre se puede, por ahí de una manera que uno nunca se imagina.
    El año pasado me recibí de bióloga, realice la tesina en un área que en teoría me encantaba, la biología molecular (ahora me doy cuenta que no es así), sin embargo el grupo en el que estaba era genial, muy buenos compañeros. Aprendí muchas técnicas, que me sirvieron para conseguir una pasantía en otro laboratorio. Perooo, llegó la crisis… No me gusta la biología molecular, pero que me gusta?? Quiero algo a campo, pero a campo hay miles de cosas que se pueden hacer!!! Que hago? Que camino tomar? Así estuve un par de meses, hasta que hice cursos en biodiversidad y conservación, un cambio rotundo. Descubrí lo que me gusta. Y ahora busco otras cosas para hacer enfocada en esa temática. Una experiencia me sirvió para conseguir un trabajo y el trabajo para darme cuenta que eso no era lo mío. Por lo pronto sigo en ese trabajo, pero en búsqueda de lo que sí quiero hacer, y he encontrado para hacer maestrías en ecología de la conservación y biodiversidad, esto si que es bueno!!!! La biología nos da crisis, pero al final siempre encontramos una satisfacción incomparable!! A seguir adelante!

    Reply

    1. ¡Hola Belén!

      Muchas gracias por comentar y contarnos tu historia. Me parece un gran ejemplo de como los cambios nos afectan (a menudo para bien) y como a veces lo que uno piensa que es su campo resulta no serlo. Y la vocación aparece donde uno menos se lo espera. Y no es malo dar un rodeo hacia lo que realmente quieres. Ese trabajo en bioquímica seguro que te ha aportado muchas cosas y que habrás aprendido mucho de él. Y cuando estés trabajando en conservación y biodiversidad seguro que podrás aprovechar mucha de la experiencia que has adquirido en estos años 😉

      ¡Un saludo y muchos ánimos!

      Reply

  12. Vaya, qué historias más interesantes! Yo estudié biología hace ya muchos años y con gran convencimiento de que «era lo mío». Me atraía la investiugación, me gustaba la naturaleza y siempre fui muy observadora. Durante la carrera, mi bestia negra fue la Bioquímica. Sin embargo, por diversas razones elegí la rama de biología fundamental. Que si no quieres caldo, siete tazas. Así que me licencié y tuve la suerte de formar parte de un equipo de investigación donde desarrollé mi tesis en paleontología. Mucho hueso, mucha excavación, mucho calibre para medir y mucha estadística. Conseguí una plaza fija… Y con el paso del tiempo… con el paso del tiempo, no os podeis imaginar a qué me dedico: a estudiar el colágeno óseo de los fósiles mediante isótopos estables y proteómica. Ya sabía yo que todo estaba relacionado…!!! Ánimo a todos: nunca sabreis en qué momento puede cambiar vuestro enfoque, pero tened por seguro que, a cada paso, al biólogo se le abren mil nuevas perspectivas, y todas son apasionantes!

    Reply

    1. ¡Hola Albita!

      Muchas gracias por contarnos tu historia, de verdad. Es muy ilustrativa e inspiradora. Y demuestra que, a veces, donde uno menos se lo espera está la oportunidad. Que lo único que hay que hacer es seguir moviéndose, ser proactivo y no desanimarse, haciendose caso del instinto 😉

      ¡Un saludo!

      Reply

  13. Uff…cambios…..siempre es bueno renovarse! 🙂
    Antes que nada Nacho felicitaciones por tu post y por compartirlo! Me encanta tu blog! Te cuento que del otro lado del charco se vive de manera muy similar la biología…o al menos en mi experiencia.
    Siempre me gustaron las ciencias naturales, y entré a biología con el claro conocimiento de saber que quería estudiar mamíferos marinos. A lo largo de la carrera la mitad de los estudiantes se dan cuenta que no es lo que querían (porque es cierto, al menos en mi época! Que uno entraba a biología y no tenía ni idea de que trabajaba un biólogo!! hoy gracias a post como los tuyos ya la tienen más fácil) y la otra mitad, en la que me incluyo, se da cuenta que el gusta aun más de lo que había pensado!
    De estudiante empecé a tomar todos los cursos que surgieran relacionados con el mar y los mamíferos marinos y empecé a hacer una pasantía de voluntaria en el laboratorio de mamíferos marinos de la Universidad. Una vez terminada la carrera debía elegir una tesis para graduarme y como primera opción fui a hablar con el director de Mamíferos Marinos, él con su enorme sabiduría y excelente didáctica me explicó que la tesis que tenia para proponerme no se resolvía en un año, que el ciclo de vida de los mamíferos es largo y que los estudios comportamentales llevan más tiempo….aquí la primera decisión complicada! Hago lo que realmente me gusta o hago algo que no me gusta tanto pero me recibo más rápido? Esa decisión demoró un año….estuve buscando otras opciones, relacionadas con comportamiento de otras especies y nada me convencía demasiado…no me imaginaba encerrada horas y horas…quería “campo”, así que decidí ir tras mi pasión, por más que demore más y tenga que seguir trabajando de camarera en un café.
    La tesis se extendió más de lo pensado, y luego de tres años de una hermosa tesis me licencie…y ahora qué? Ya no llegaba a presentarme a beca para el doctorado aun no tenia tema, no tenia plan…surgió la posibilidad de embarcar como observadora de Mamíferos Marinos y descubrí un mundo nuevo muy interesante, pero con pocas posibilidades de continuación en nuestro país. Luego de un año de recibida de embarcarme 80 días seguidos me presento a beca doctoral. Desde que uno se presenta hasta que sale la aprobación o rechazo pasan 6 meses…esos meses pasaron a cuenta gotas elaborando posibles planes B, C D y todo el abecedario! (las chances no eran tantas…no tenia papers, promedio normal…) llamale suerte, llamale no se qué pero salió! E inicié un proceso hermoso que por primera vez me paguen por hacer lo que realmente me gusta! Disfrute muchísimo esa tesis doctoral que me llevo 6 años y me pagaron 5. Te doctoras y? post doc…seguimos con mamíferos marinos? Por supuesto, en ese momento, si bien me gustan muchísimas cosas no me imaginaba en otro tema. Pero la post doc no salió, la tasa de publicación en mamíferos marinos no suele ser tan ágil como en otras especies y en la evaluación científica pesa la producción en revistas indexadas no así las charlas de divulgación en colegios, las notas en el periódico o la publicación en blog (que debo admitir que le he dedicado (y dedico!) tiempo, porque me gusta y porque considero que la sociedad tiene derecho a conocer nuestros resultados, les debemos lo que hacemos!). Ok, no tengo beca…ahora que? Sin barcos a la vista y con mi veta de divulgación me volqué a la educación. Los dos años seguidos que no me salió la beca estuve en educación, haciéndolo con mucha pasión pero añorando los días de investigación, hasta que la tercera es la vencida y por fin! Sale la post doc!!
    Pero todo tiene un final….y se llama marzo, convencida que no podía seguir en la misma temática me embarque en un tema nuevo totalmente desconocido…de la etología a la acústica!! Y es acá donde pienso que puede salir bien o ser un suicidio académico!, las dudas surgen a cada instante de pasar a algo tan complejo y tan nuevo, desafiante, motivador pero aterrorizante!…y ahí estamos con un nuevo desafío, estudiando mucho y a la espera… y si no sale la entrada a carrera de investigador ni los subsidios presentados aun no tengo plan B, con el google maps en mano dispuesta a volar donde haya trabajo y poder seguir haciendo lo que amo!
    No dejes de perseguir tus sueños nunca! 🙂 Animo para todos los que esten en el camino!!

    Reply

    1. Describes justo JUSTO lo que quiero hacer. Soy una enamorada del mar y de los delfines…Pero tengo miedo de bachillerato y de quimica y de matematicas….Y eso hace que dude…a pesar de ser lo que amo. Es muy dificil? Crees que podria hacerlo? Tengo panico a no ser suficientemente buena aunque lo de todo y lo ame…

      Reply

      1. Como te he contestado en otro comentario… Si amas algo realmente y lo das todo, no tienes que temer a nada 😉 No vas a tener grandes problemas en el bachillerato, ya verás. ¡Un saludo y mucho ánimo!

        Reply

    2. ¡Hola Gisela!

      Muchas gracias por contar tu historia. La encuentra realmente interesante, a la par que inspiradora. Pero déjame decirte algo… La suerte, aunque juega un papel, siempre es un papel menor. La gente que se mueve mucho, que llama a todas las puertas, prepara el terreno para que actúe la suerte 😉 A veces la oportunidad surge rápido y de sopetón, otras puede demorar un poco. Pero al final, si persistes, si continúas trabajando para ello, manteniéndote fiel a ti mismo, la oportunidad llega. O al menos esa ha sido siempre mi experiencia 🙂

      Muchos ánimos con ese nuevo proyecto, que no te achante. Los retos son siempre enriquecedores y, aunque no funcionase como esperas, seguro que saldrás más sabia, más preparada y con más ganas de nuevos retos 😉

      Un saludo Gisela y nunca pierdas esa pasión por lo que haces 😉

      Reply

  14. Hola, antes de nada felicitarte por dar coherencia a nuestra carrera, me gustaría compartir con vosotros un poco la situación es muy similar a lo que comentas Nacho, mi encuentro inmersa en un cbio de enfoque debido a la crisis, pero no me arrepiento de haber estudiado biologia. Al igual que en muchos post, también he pensado en arrojar la toalla, pero en no hacerlo reside dar coherencia, competencias y efectividad a lo que hemos estudiado.
    El otro día lo hablaba con la Secretaría fdel colegio oficial de Biologos, y nuestra carrera al ser tan generalista, nos desperdigados en las distintas ramas, sin formar un núcleo duro al que aferrarnos en estos momentos de cambio. Si bien es verdad que nos nos vaasociamos fácilmente di es cierto que termina formando una necesidad. A esta conclusión he llegado después de cuatro cbios y estar inmersa en otro. Pero esto es lo que hace la grandiosidad de nuestra carrera que nos enseña a viviry adaptarnos a lo que viene y ánimo a todos a seguir adelante. Nos toca sacar a delante nuestra profesión pese a las trabas de todos los días.

    Reply

    1. ¡Hola Nuria!

      Estoy totalmente de acuerdo contigo. Somos nosotros mismos lo que tenemos que luchar por nuestra profesión, dándola a conocer, poniéndola en valor. Nadie lo va a hacer por nosotros. Y cuanto más unidos estemos en esto, mucho mejor 😉

      Gracias de verdad por compartir tu historia. Seguro que a mucha gente le resultará muy interesante.

      ¡Saludos!

      Reply

  15. Hola! Me encanta tu blog, siempre posteas datos muy utiles 🙂 sabes? Actualmente estoy pasando por una crisis vocacional, me encanta mi carrera pero ya luego de varios meses sin encontrar trabajo y comentarios de que «la carrera no sirve para nada porque no sirve para vivir», por desgracia comienzo a creer que tienen razon, siento que tendre que dedicarme a cualquier otra cosa y olvidar mi pasion por la ciencia y la educacion ambiental, en mi pais es dificil encontrar una oportunidad si no eres ingeniero en medioambiente (al parecer piensan que son los unicos capacitados), En las pocas entrevistas de trabajo me preguntan ¿que es eso? ¿eres Ingeniero? Al hablarles que se trata de una ciencia continuan diciendo que es ingenieria. Actualmente tengo un trabajo no relacionado y estoy intentando aprender ingles mas alla de leer papers.

    Me gusta la ciencia y ayudar a la comunidad, estaba escribiendo un proyecto para proponerlo a una investigadora en una universidad cercana, pero deje de escribir y siento que el desanimo va a flote. ¿Es recurrente la situacion?

    Reply

    1. ¡Hola Caro!

      Muchísimas gracias por tus palabras. Para mí es un placer y un honor si puedo ayudar a alguien con estas cosas que escribo en el blog.

      Respecto a tu situación, yo siempre defiendo que hay que perseguir tus objetivos, aquello que te hace sentir realizado en tu vida. Si tú misma no confías en ti o en tus objetivos… ¿quién lo va a hacer?

      La única forma de cambiar la apreciación de nuestra profesión es luchando activamente por ello. Si todo el mundo que se enfrenta a esa situación abandona, ¿cómo se realizará ese cambio? Hace falta mucha información y divulgación sobre la maravillosa profesión de biólogo 😉

      No te desanimes, sigue luchando. Y ser creativo, ofrecer soluciones o ideas útiles a las empresas o entidades que nos interesan es la mejor forma de llamar su atención y de destacar entre el mar de candidatos que hay ante cualquier oferta de trabajo.

      ¡¡Mucha suerte!!

      Reply

  16. ¡Hola!
    Acabo de añadirme a tu Blog y me gustó mucho este post, es una lástima que no pudieras venir aquí a BOLIVIA te habría encantado, ojala algún día puedas venir a conocerla.
    Siempre quise ser Bióloga, pero por razones de salud no puedo entrar a explorar la naturaleza como me habría gustado, ya que por si acaso siempre tengo que tener un centro médico cerca. Buscar una nueva vocación me llevo a realizar un montón de cambios, dicen que el fin justifica los medios y el mio es ser feliz todos los días.

    Mientras estudiaba Ciencias Químicas estuve colaborando en el área de orgánica y productos naturales, luego se me presento la oportunidad de colaborar en el área de inorgánica (cambio radical desde el punto de vista de un químico) realice pruebas de materiales para descontaminación de aguas, me interese por la contaminación por plaguicidas lo que me llevo ha participar en un proyecto sociológico para el Intercambio de Saberes en el uso de Agroquímicos (salir del laboratorio al campo fue genial). Me di cuenta que podía trabajar en el área rural conocer los estilos de vida de las personas y ayudarlos a lograr un desarrollo sostenible, decidí estudiar Ingeniería Ambiental (no me dejaron convalidar materias así que inicie desde cero)
    Trabaje un tiempo en la formulación de un proyecto de remediación de suelos (trabajo de escritorio puff!! aburrido pero sirve para descansar un poco de la presión de un proyecto en ejecución). Después trabaje en desarrollar un método de bioremediación (de vuelta al laboratorio). Ahora por fin estoy terminando la carrera Ing. Ambiental y solo Dios sabe cuántos cambios más me esperan.

    Reply

    1. ¡Hola Patricia!

      Antes de nada, muchas gracias por compartir tu experiencia. Creo que es un fantástico complemente al post y podrá serle útil a mucha gente.

      Creo que es genial tener un objetivo y mantenerte fiel a él. Eso no implica, como demuestra tu experiencia, que sea algo inamovible. De hecho, has ido cambiando de disciplina de una forma natural, aunque en ocasiones los saltos hayan sido considerables. Y has descubierto nuevas motivaciones (quizás incluso pasiones) en el camino, que te han hecho reorientarte. Y todo tu trabajo previo te ha servido para dar distintos enfoques a tus nuevos trabajos. (corrígeme si mi interpretación no es correcta 🙂 ).

      Muchas gracias por contarnos tu historia. Y te deseo lo mejor en tus nuevos proyectos. Y por supuesto, estás invitada a seguir contándonos las siguientes etapas de tu carrera y hablarnos sobre los cambios que estás experimentado.

      ¡Un cordial saludo desde España! Y espero poder viajar algún día a Bolivia! Iba a trabajar en la zona del pantanal con ardeidos y es una cuenta pendiente visitar tu hermoso país!

      Reply

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}

Apúntante a la lista de correo

Y llévate el PDF "5 razones por las que un blog impulsará tu empleabilidad en biología"